Jueves 27 de Noviembre de 2014
T 22°
H 64%
Mínima Máxima 22°
Vie 28 15°
Sab 29 14°
Dom 30 13°

12.03.2012 | 16:09 |

El "alquiler de vientres", un futuro posible en Argentina

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner enviará al Congreso un proyecto de ley para modificar el Código Civil y legalizar la maternidad subrogada, que permitirá que muchas parejas puedan concretar su deseo de ser padres. INFOnews consultó a especialistas para conocer qué deberá contener la nueva legislación y si el sistema médico argentino está preparado. El testimonio de la periodista Marisa Brel, quien busca a su segundo hijo por este método en EE.UU.

ENVIAR NOTA


COMENTARIOS

   

Info News
Info News
Info News

Durante su discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que entre las modificaciones al código Civil que encargó hace más de un año a una comisión de juristas, encabezada por el titular de la Corte Suprema de justicia, Ricardo Lorenzetti y su par, Elena Highton de Nolasco, se encuentran la legalización del popularmente llamado "alquiler de vientres" o la gestación por sustitución.



La ley argentina establece hasta el momento que sólo es madre la que da a luz y por tanto deja un vacío legal para la maternidad subrogada, en donde los embriones de una pareja o producto de la donación de óvulos o esperma, se implantan en el útero de otra mujer. Esto llevó a que muchas personas que optaron por ser padres a través de este método -como Ricardo Fort y Florencia de la V- hayan tenido que recurrir a costosos tratamientos en Estados Unidos, donde esta práctica es legal en algunos estados como California, Florida e Illinois, entre otros. 

La gestación por sustitución también se realiza en otros países como Ucrania e India, pero el sistema tiene resquicios legales que complican la salida del país del niño cuando los padres son extranjeros. También es legal en Canadá y Brasil, pero sólo en su modalidad "altruista" que es cuando por enfermedad de la mujer, algún familiar directo u amigo ofrece su vientre para gestar el embrión.

La periodista Marisa Brel ya es mamá de Paloma, gestada a través de fertilización in vitro, y está buscando a su segundo hijo en Estados Unidos mediante el sistema de subrogación. "Me parece muy emocionante que salga esta ley, y que se entienda por fin que la infertilidad es una enfermedad como lo decreta la OMS, que en Argentina afecta a una de cada seis parejas", sostuvo.

Brel, que se encuentra elaborando un proyecto de ley junto a la abogada Ana Rosenfeld con el objetivo de adaptar la legislación del estado de Florida a la Argentina, sostiene que hizo pública su lucha para generar conciencia y "para que esta práctica no sea entendida como un negocio".

El doctor Fernando Akerman, médico argentino especialista en fertilización asistida y que atiende entre Buenos Aires y Miami, sostiene que "sería un avance gigantesco" que este tipo de tratamientos como la gestación subrogada puedan legalizarse en Argentina, ya que existe la tecnología adecuada y el conocimiento médico necesario.

"Lo que no hay aquí todavía es la experiencia de reclutamiento. No toda mujer puede ser madre sustituta y la actuación de las agencias es fundamental porque es un facilitador del tratamiento", explicó. Akerman trabaja con Open Arms Consultants, la encargada de conseguir a la subrogante y coordinar todos los trámites legales, los pagos y los tratamientos médicos, allanando así el camino a la paternidad soñada.

El tratamiento con un vientre subrogado en Estados Unidos no es barato y puede oscilar entre los 90 y los 100.000 dólares -la madre sustituta recibe cerca de 20.000 dólares-. Akerman estima que en Argentina, si se legaliza esta práctica, los valores totales podrían reducirse ya que los tratamientos de fertilización asistida en el ámbito privado rondan los U$S 15.000, a los que habría que sumar la compensación a la gestadora.

La modificación del Código

Sabrina Berger es abogada y representante legal de www.unhijoesposible.com, página web que agrupa a padres que tuvieron hijos a través de madres sustitutas. Desde el punto de vista legal, considera que una ley que contemple el "alquiler de vientres" debe dejar en claro que madre es la que aporta el material genético y no la que tiene el parto.

"Una condición que debería tener una ley de subrogación maternal es la existencia para la portadora de un hijo propio, vivo y sano, porque de esta manera -ya más psicológico que legal- tiene resuelta su propia maternidad. Después hay requisitos de edad, se pide en general un máximo de 35 años, para que sean gestaciones más sanas, y a partir de los 18 para poner un límite en la mayoría de edad", explicó.

Otro tema medular es el del contrato previo que debe contemplar todos los aspectos para evitar judicializaciones posteriores. "Pueden ser de hasta 40 páginas para que nada quede librado al azar. Las partes deben saber qué están firmando, cuánto van a a pagar y si va a haber o no algún tipo de relación tras el nacimiento", enumeró. 

Por último, Berger considera que la ley que regule esta práctica deberá incluir necesariamente a las parejas homosexuales. "Yo soy partidaria de que si la ley existe debería ser para todos, hay gente que dice que tienen que ser parejas casadas, y no de sexo diferente, pero en nuestro país con el antecedente del matrimonio igualitario, necesariamente va a tener que cubrir a toda la población", aseguró. 

COMENTARIOS

   

Info News
Info News
Info News

Comentarios

InfoNews no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. InfoNews.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la Republica Argentina.