Martes 22 de Julio de 2014
T 16°
H 77%
Mínima Máxima 16°
Mie 23 15°
Jue 24 14°
Vie 25 13°

15.09.2012 | 03:12 | Opinión

El cacerolazo de la opulencia

Las clases medias altas porteñas se manifestaron con total libertad. Las consignas que unían a los que más ganaron en esta última década eran muy diversas:

ENVIAR NOTA


COMENTARIOS

   

Info News
Info News
Info News

Dólar libre, apertura indiscriminada de la economía, congelamiento del mercado para luchar contra la inflación, defensa de la Constitución neoliberal conservadora impuesta por el Consenso de Washington en los ’90, seguridad para Recoleta y Barrio Norte; y cánticos que laceraban el sentimiento kirchnerista y que todos soportamos democráticamente con estoicismo republicano. Ni un solo incidente ni un solo gesto de represión policial derriban los pedidos de libertad y las voces energúmenas que hablan de la "dictadura de los K". En el pico más alto de la concentración nunca hubo más de 10 o 15 mil personas, lo que habla de un rotundo fracaso de la convocatoria de los partidos políticos de oposición, azuzados por los 307 medios del oligopolio Clarín, que a partir de ayer vio absolutamente menguada su credibilidad. Esto nos permite sacar algunas conclusiones. La primera es que esa movilización no movió el amperímetro de sus propias expectativas. Segundo, no merece ninguna respuesta ni contramovilización que nos desvíe de nuestros objetivos, que son la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación. Tercera conclusión: si alguien pusiera una urna delante de esa protesta, la misma se dividiría en 20 pedazos.
Faltan 83 días para que Clarín pase a la más absoluta de las ilegalidades e ilegitimidades; por lo pronto, en salvaguarda de sus más repudiables y mezquinos intereses, necesitan destituir a Cristina Fernández y saben que eso no se puede hacer por más que transmita la cadena del desánimo con un puñado de ricos, enfermos de un ancestral odio oligárquico, lo que significa que de seguir en la línea en la que estamos despunta la madrugada" de una nueva y gloriosa Nación". Cuando volví a mi querido asentamiento El Tambo en Laferrere, y estaban Ña Morena y el Toba Escobedo esperándome en la puerta de casa porque necesitaban un medicamento, me di cuenta de lo lejos, lo infinitamente lejos, que quedaba el cacerolazo de la opulencia.

COMENTARIOS

   

Info News
Info News
Info News

Comentarios

InfoNews no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. InfoNews.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la Republica Argentina.