Viernes 31 de Octubre de 2014
T 21°
H 53%
Mínima Máxima 21°
Sab 01 15°
Dom 02 14°
Lun 03 13°

24.09.2012 | 00:01 |

Por qué se conmemora la Batalla de Tucumán

Se celebró este lunes el bicentenario de la gesta en que el Ejército del Norte comandado por el general Belgrano derrotó a las fuerzas invasoras de España. Aquí un repaso sobre la historia. Opinan Alberto Lettieri y Alejandra Pasino.

ENVIAR NOTA


COMENTARIOS

   

Info News
Info News
Info News

Entre el 24 y 25 de septiembre de 1812 las inmediaciones de la ciudad de San Miguel de Tucumán fueron el escenario de una batalla librada entre el Ejército del Norte, al mando del general Manuel Belgrano, y las tropas realistas, que lo doblaban en número. Al cumplirse doscientos años se conmemora el hecho, por única vez, con un feriado. Más allá del dato del día no laborable, es importante repasar la gesta con la que se comenzó la recuperación del norte del país.

Fue una de las dos batallas de carácter campal contra los españoles en el territorio argentino. Aquella derrota del ejército leal a la Corona detuvo el avance sobre el noroeste argentino y permitió subirles la moral a nuestras tropas.

Batalla de Tucuman
Batalla de Tucuman

Belgrano, acantonado a orillas del río Paraná, había recibido en marzo la orden de hacerse cargo de los hombres al mando de Juan Martín de Pueyrredón. El 23 de agosto inició el retiro en dirección a Tucumán, en lo que se conoció como el Éxodo Jujeño. Además de las tropas, trasladaba a la población civil, que se llevó lo que pudo. Atrás, los campos incendiados. El objetivo era contundente: los realistas no debían encontrar cómo abastecerse. El Ejército patriota contaba con sólo 1.500 hombres y estaba mal pertrechado. Los perseguía el ejército godo del general Pío Tristán.

La orden del Triunvirato era llegar hasta Tucumán, vaciar la ciudad y trasplantar la fábrica de fusiles para establecerse en Córdoba, frente a la avanzada realista. Si Belgrano hubiera obedecido se hubiera perdido el norte argentino.

El General simuló tomar un camino que se dirigía a Santiago del Estero. Así, Tristán creyó que Belgrano abandonaba Tucumán, con lo cual descuidó las más elementales precauciones de orden militar. El 3 de septiembre, las tropas patriotas no tuvieron más remedio que combatir a orillas del río Las Piedras. El triunfo sobre los españoles alentó a Belgrano a resistir en Tucumán, en clara desobediencia a Buenos Aires, por lo que envió a Juan Ramón Balcarce para preparar una reunión con los vecinos más “notables” de la ciudad.

Batalla de Tucuman
Batalla de Tucuman

El vecindario tucumano respondió con entusiasmo y el Cabildo envió una diputación a Belgrano, para persuadirlo a quedarse en Tucumán para organizar la defensa y presentar combate al invasor. La derrota en Las Piedras hizo que los españoles vacilaran, por lo que el Ejército patrio contó con doce días para organizar sus tropas.

Por la poca cantidad de fusiles se creó la lanza de mano -que no era otra cosa más que una pica con un cuchillo en la punta atado con cuero- para poder herir desde cierta distancia. También armaron una milicia, con caballería incluida.

Batalla de Salta
Batalla de Salta

El 23 de septiembre el general Tristán tuvo la máxima sorpresa al avistar la ciudad de Tucumán y advertir la presencia de Belgrano y su ejército en ella. Nuestras tropas reunían 1.800 hombres y cuatro piezas de artillería. Los españoles, 3.200 soldados y 13 cañones.

Se enfrentaron al día siguiente, la mayor parte del tiempo en medio la oscuridad que provocó una inmensa manga de langostas que apareció durante el combate, donde se destacó la caballería gaucha, tucumana en su mayor parte, por el ala derecha. Al día siguiente, la suerte se selló en favor de los patriotas.

Animado por la victoria, el Ejército del Norte persiguió a los realistas hasta Salta, donde los derrotó el 20 de febrero de 1813.

 

Alejandra Pasino. Docente de Historia (UBA). Investigadora. Especialista en política argentina del siglo XIX.

INFONEWS: -¿Por qué razones la Batalla de Tucumán fue tan determinante?

AP:-El triunfo de las fuerzas patriotas comandadas por Manuel Belgrano –intelectual devenido en general porque comprendió que el triunfo de la causa revolucionaria se jugada tanto a través de los discursos plasmados en proclamas, folletos y periódicos, como en el campo de batalla- constituyó un elemento central para legitimar el reemplazo de la política moderada del gobierno del primer triunvirato, por el grupo que mantenía los ideales morenistas que orientaron los primeros pasos de la Revolución, aglutinados en la Sociedad Patriótica y la Logia Lautaro.

IN: - ¿Fue uno de los combates más importantes en nuestro territorio?

AP: -Dada la sanción de la Constitución de Cádiz en marzo de 1812, y el vano intento de los liberales españoles por buscar el reconocimiento pleno de su proyecto en el antiguo Virreinato del Río de la Plata –proyecto que marginaba la mayor parte de las demandas americanas- el nuevo gobierno del segundo triunvirato comprendía que la Revolución sólo podía sostenerse por las armas.
Si volvemos la mirada a la acción militar en el Alto Perú, los triunfos y las derrotas del ejército revolucionario frente a las fuerzas realistas organizadas por Abascal –virrey del Perú- fueron una constante entre 1810 y 1815, sin lograr una decisión definitiva de dominio sobre la región. Ello se debía al escaso apoyo que obtenían en los primeros años del gobierno de Buenos Aires, más preocupado por la lucha frente a la resistencia del gobierno realista de Montevideo.
El triunfo de las fuerzas patriotas en Tucumán el 24 de septiembre de 1812 debe ser valorado y analizado tanto desde su perspectiva militar –que fue limitada porque, a pesar de la valerosa resistencia de Martín de Güemes, el dominio revolucionario sobre el norte del ex Virreinato solo se consolidó a partir del plan sanmartiniano- y su perspectiva política porque el triunfó demostró que el apoyo a la causa revolucionaria en la región condujo a la victoria y al compromiso político. Al mismo tiempo ese éxito militar posibilitó y legitimó el acceso al poder del grupo decididamente independentista de la Sociedad Patriótica y la Logia Laurato que en la Asamblea de 1813 dio los primeros pasos para la organización de una nueva comunidad política – las Provincias Unidas del Río de la Plata- que declaró su independencia en 1816.

 

Alberto Lettieri. Doctor en Historia. Investigador independiente del Conicet. Miembro del Instituto Dorrego.

IN: -¿Por qué razones la Batalla de Tucumán fue tan determinante?

La batalla de Tucumán fue determinante ya que puso fin a la expansión del ejército contrarrevolucionario español, al mando del General Pio Tristán, que había conseguido hacerse del control de la zona del Alto Perú, y se había internado en territorio argentino para continuar con su objetivo de restaurar el dominio colonial. Las victorias de Tucumán y de Salta (20/2/1813), permitieron fijar los límites de nuestro territorio y dar nuevo impulso al proceso revolucionario.

IN: -¿Fue uno de los combates más importantes en nuestro territorio?

El peso en la Independencia no es decisivo en lo inmediato, ya que en los dos años posteriores las políticas implementadas fueron contradictorias, y no excluyeron la alternativa de instalar una monarquía o un protectorado. Sin embargo, la consolidación territorial del Noroeste y su continuidad en el marco del territorio nacional fue resultado directo de esta batalla.

 

 

 

 

COMENTARIOS

   

Info News
Info News
Info News

Comentarios

InfoNews no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. InfoNews.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la Republica Argentina.