Jueves 23 de Octubre de 2014
T 21°
H 68%
Mínima Máxima 21°
Vie 24 15°
Sab 25 14°
Dom 26 13°
Política • Viernes 23 de Noviembre de 2012 | 22:49

Distinguen a científicos radicados en el exterior y extranjeros

Científicos argentinos radicados en el exterior e investigadores extranjeros que promueven la cooperación con Argentina, recibieron del ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, los galardones "Raíces" y "Luis Federico Leloir", en un acto en el Palacio San Martín. El Programa Raíces logró repatriar a 941 científicos e investigadores.

ENVIAR NOTA


COMENTARIOS

   

Info News
Info News
Info News
 

Se trata de 27 investigadores argentinos que promovieron con su trabajo la colaboración científica internacional, y que fueron seleccionados a través de una consulta realizada a personalidades del ámbito científico argentino por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.


A través de la dirección de Relaciones Internacionales del Ministerio, a cargo de Águeda Menvielle, los investigadores tuvieron oportunidad de exponer hoy ante sus pares el estado de su investigación, en una jornada de excelencia en la Cancillería en la que hubo ponencias e intercambio con preguntas.


Entre los expositores se contó el argentino Miguel Jovin, del departamento de Biología Molecular de la alemana Sociedad Max Planck, quien desarrolla un Ciclo Hidro Eólico Aéreo (CHEA), para hacer un proceso de electrólisis en agua salada y obtener Hidrógeno.


Partiendo del vaticinio del escritor de literatura fantástica Julio Verne -quien dijo en 1874 que "el agua es el carbón del porvenir" en el libro "La isla misteriosa"-, Jovin habló de un nuevo combustible, el Hidrógeno, que "no es tóxico, no contamina y es seguro".


Con el plan hipotético de proveer de combustible a la flota de taxis y autobuses nacional, Jovin explicó para asombro de muchos el ciclo completo, a partir de energía eólica o solar, del proceso de electrólisis (separación por carga negativa y positiva) de agua salada, con la obtención de Hidrógeno, agua pura dulce y calor.


Para transportar inmensos volúmenes obtenidos del elemento químico más liviano, Jovin informó que se diseña una nave híbrida, especie de dirigible de despegue vertical, en la localidad puntana de Merlo: el AeroCat, que combina la flotación con Hidrógeno con un diseño aerodinámico que facilita el desplazamiento del aparato.


La argentina experta en clima Eugenia Kalnay, del departamento de Meteorología de la Universidad de Maryland, expuso sobre "Población y Cambio de Clima", con un enfoque que la llevó a relacionar el crecimiento poblacional con la expansión de la agricultura y el efecto de gases invernadero -dióxido de carbono y metanol-, con el consiguiente calentamiento global.


"En Estados Unidos siembran dudas sobre el cambio de clima, pero no hay duda que ha crecido mucho la temperatura desde 1960", afirmó la científica.

 

A su turno, el químico argentino José María Kenny, del Centro Europeo de Polímeros Nanoestructurados, en la italiana Universidad de Perugia, habló sobro "Nanotecnologías de materiales poliméricos".


Kenny fue uno de los responsables de armar una red de investigadores de excelencia argentinos, estadounidenses y chinos, que generó un centro europeo con 10 de los 15 laboratorios de punta más importantes del mundo en nanotecnologías.


La manipulación de la estructura de la materia permite entre otras aplicaciones mejorar la conductividad de materiales, para resistir impactos eléctricos, como el de un rayo contra un avión; mayor adherencia a las pinturas o resistencia a la erosión.


Asimismo, tienen aplicaciones en la biomedicina, en la que nanocápsulas degradables sirven como vehículo de medicamentos o para métodos de diagnóstico clínico.


Cada expositor reconoció a los diferentes equipos que trabajan en cooperación en su disciplina, y trazó así un mapa, siempre sorprendente, de la ciencia argentina.


La jornada propició el diálogo entre diferentes disciplinas, fue sobrevolada por un grato espíritu de sorpresa ante conocimientos que tocan la frontera de la investigación científica, y resultó una oportuna actividad previa al acto de premiación.


Uno de los premios otorgados por Barañao refiere al programa "Raíces" -Red de Argentinos Investigadores y Científicos en el Exterior-, que promueve el retorno al país de investigadores que residen en el extranjero y fomentan la vinculación con los científicos en Argentina.


El otro lleva su nombre en reconocimiento de la labor del doctor Luis Federico Leloir, médico y bioquímico argentino que recibió el Premio Nobel de Química en 1970.


El Programa Raíces logró repatriar a 941 científicos e investigadores, informó el Ministerio.

COMENTARIOS

   

Info News
Info News
Info News
Más notas de Política
 

Comentarios

InfoNews no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. InfoNews.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la Republica Argentina.