El Estado Islámico se adjudicó el ataque en Londres