En Barcelona, los manteros se organizaron y hasta tienen un sindicato