Los miembros de La Manada quedaron en libertad