Viernes 25 de Abril de 2014
T 18°
H 77%

02.09.2010

Desembarco en Canal Encuentro

Las ciudades de Rosario y Santa Fe comenzarán a mostrar sus productos en el canal del Ministerio de Educacion. Se trata de Historias de Santa Fe, filmado en la capital provincial, y Sustancias elementales, rodado en Rosario y el sur de la provincia.

Info News
Info News

Por:
INFOnews

Por Carlos Retamal

Un equipo de fútbol con camisetas estridentes, una hinchada que no putea sino que aplaude incluso cuando los rivales hacen un gol; pibes con capacidades diferentes cruzando a nado el caudaloso río marrón; barrileteros que desairan al sol y lucen sus cometas a la luz de la luna, como llamando a seres del más allá, o niños que hacen y queman muñecos reviviendo una añeja tradición, a metros del centro rosarino. Parecen imágenes de una novela fantástica, pero son algunas de las imágenes que se pueden ver desde este viernes a las 21.30 por Encuentro, en Sustancias elementales, el primer programa rosarino en la pantalla del canal del Ministerio de Educación de la Nación.

La presentación oficial de Sustancias elementales, un ciclo de crónicas periodísticas pensadas para televisión, se realizó el jueves de la semana pasada en el cine público El Cairo, que se vio desbordado de interesados en estar presentes y observar la avant premiere de los cuatro programas que se verán a partir de este viernes.

Con guión y dirección de Juan Mascardi, cada capítulo, de 30 minutos, narra la historia de un grupo vinculada a un elemento: tierra, aire, agua y fuego, resaltando valores sociales, culturales, políticos, humanos y medioambientales.

“La idea de vincular el tema de las sustancias con una serie de documentales, pensar en una tetralogía, la tenía desde hace mucho tiempo”, reconoció Juan Mascardi, viejo trabajador de los medios de comunicación rosarinos que, con Sustancias elementales, suma tres trabajos audiovisuales (los anteriores fueron Gud Morning Colon, de 2005, y Querido doctor, de 2008), aunque aclara no ser ni sentirse un realizador o videasta sino “un periodista televisivo”. Es por ello que la idea fue, desde un primer momento, pensada para televisión.

Cuando pensó en el formato del programa, el contenido, los protagonistas y la realización de los mismos, Juan se dio cuenta de que, para el mercado televisivo local, la idea era cuanto menos imposible, ya que el punto en común que tenían, lo popular y los personajes cotidianos –hasta si se quiere invisibles– no resultaban atractivos.

Pero cuando se dio a conocer hace ya dos años el Programa Estímulo a la Realización Audiovisual del Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe, vio la posibilidad concreta de llevar adelante su proyecto.

En noviembre del año pasado, en el blog del proyecto (sustanciaselementales.blogspot. com), el propio Mascardi colgaba una nota escrita exactamente un año antes, que tituló “Macondos que laten en Santa Fe”, en la que explicaba que “hacer documentales para TV en Santa Fe es una utopía que, antes del lanzamiento del Programa Estímulo, siempre pensé como inalcanzable”.

Y destacaba la iniciativa del Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia, ya que si bien en ese momento se hablaba mucho de federalismo, el mismo no llegaba a los medios de comunicación. “El lanzamiento del Programa es un giro político a tantos años de ausencia de discurso en este sentido. Por ello me motiva presentar esta propuesta. Pensar en Santa Fe, su gente, la cultura, los pequeños y grandes gestos, la diversidad geográfica, la defensa del medio ambiente, la superación de las adversidades y el abandono de ciertos tópicos falsos que siempre se sustentaron en los ‘santafesinos que triunfaron en Buenos Aires’ son sólo un manojo de motivos que me llevan a seguir apostando por la región. Sin abandonar mi casa, mi esquina y mi barrio.”

“Por ello, las historias de mis vecinos y su mística cotidiana los potencian como seres universales de varios Macondos que laten en el suelo provincial. Sustancias elementales procura mostrar Santa Fe sin abundar en que se está hablando de la provincia. Contar las historias de los personajes locales con una mirada universal, porque son universales sus historias. Por ello, el proyecto puede replicarse y reproducirse en canales de emisión nacional e internacional. En torno al guión, los paradigmas que funcionan son las historias en sí mismas. Son historias y no existe el valor del éxito que se reproduce en la TV porteña. Historias y personajes que funcionan en sí mismas y que actualmente están ausentes en la pantalla chica”, mencionaba Mascardi, y un año y medio después, todo eso lo pudo volcar en los cuatro capítulos de Sustancias elementales, aunque reconoce que no fue una tarea sencilla.

Luego de ganar el concurso provincial –recuerda Juan– “fue muy importante la gestión que hizo el Ministerio de Innovación y Cultura, porque fueron ellos quienes nos contactaron con gente de canal Encuentro, a quienes presentamos la propuesta”, que fue evaluada por un jurado integrado por Bruno Stagnaro, Jorge Gaggero y Alberto Ponce, quien lo consideró “un proyecto original que amalgama de una forma novedosa distintas historias que hacen a la realidad de la región”.

Retoques en el guión. En la primera versión del proyecto ganador, las historias por programa eran cuatro. Pero tras acceder a la tutoría de canal Encuentro, tuvieron que cambiar parte del guión. “Nos pidieron más profundidad, que ampliemos las historias, así que fuimos puliendo el material hasta llegar a estas cuatro, que tienen en común haber sido historias fogoneadas o comenzadas a fines de la década del ’80 y principios de los ’90, un tiempo marcado por el individualismo, tiempo en el que también había gente agrupada detrás de una idea, que se agrupó en distintos colectivos, se opuso a distintos obstáculos, y realizó algo que para algunos era imposible”, sostiene Mascardi.

Esa suerte de personajes quijotescos, personas anónimas que uno puede encontrarse a cada paso, se verán reflejadas en los cuatro programas, a los que Juan gusta en llamar docu-reality. En cada uno de ellas un personaje reconocido de la ciudad y la región narra la historia de un grupo vinculada a un elemento: tierra, aire, agua y fuego, resaltando valores sociales, culturales, políticos, humanos y medioambientales.

El primero de ellos, que lleva por título “Agua - Tiburones en el Paraná”, trata sobre un grupo de jóvenes con capacidades diferentes, que año tras año se convierten en grandes protagonistas del Río Paraná, ya que nadan en forma ininterrumpida hasta 10 kilómetros por uno de los ríos más caudalosos del mundo, guiados por el profesor Patricio Huerga. El programa, que se emitirá el viernes 3 de septiembre a las 21.30, tiene como narrador a Luis Novaresio.

En el capítulo se ve a varios de los integrantes de “Los Tiburones del Paraná” en su casa, con sus familias y también en el complejo integral Los Tiburones, ubicado en Arroyo Seco, un lugar de encuentro, integración social, fomento de las actividades físicas, deportivas y recreativas, principalmente dirigido a las personas con discapacidad.

El segundo capítulo, “Tierra - La Biblio y el fútbol”, narrado por Luis Alberto Yorlano, ocurrió en la ciudad de Venado Tuerto, en el departamento General López.

En 1984, la Biblioteca Florentino Ameghino de esa ciudad, ubicada 180 kilómetros al sudoeste de Rosario, en el corazón de la llamada Pampa Húmeda; desbarrancaba, por lo que un grupo de jóvenes recién salidos de la secundaria asumió la encomiable tarea de resucitar el lugar, de una manera especial, creando un equipo de fútbol y afiliarlo a la liga local.

Los logros fueron llamativos, desde ser reconocidos y envidiados en la zona por su capacidad para el deporte del balompié (se coronaron campeones en dos oportunidades) o por la manera de buscar una sonrisa, ya sea por su estrafalaria indumentaria que incluía pantalones de colores, pompones en las medias o un arquero con una camiseta que tenía la imagen de un frac, o la imaginación a la hora de buscar alternativas para sumar más gente a la biblioteca.

En el capítulo de Sustancias elementales que se emitirá el viernes 10, a las 21.30, esos mismos muchachos se reencuentran, cuentan cómo vivieron aquel momento, sus encuentros con el inigualable Osvaldo Soriano, las oraciones que sobre ellos escribió Eduardo Galeano y vuelven a jugar un partido después de 20 años, con las mismas casacas que los hicieron famosos en el siglo pasado.

En “Fuego - Prendan hogueras”, se refleja un evento tradicional que se lleva a cabo año tras año en la zona sur de Rosario. Cada 29 de junio, los alumnos de la escuela de arte Manuel Musto, ubicada en Sánchez de Bustamante 129, parten rumbo al parque Regional Sur, sito en la intersección de las calles Hungría y Centenario y el arroyo Saladillo. Desafiando al frío, gran cantidad de vecinos, muchos de ellos niños y jóvenes, caminan hacia el extremo sur de la ciudad con el fin de recuperar y recrear un ritual que durante muchos años destacó a los vecinos de barrio Saladillo.

En el envío se escuchan y ven los testimonios de varios de los protagonistas del ritual en el que se revive la celebración de San Pedro y San Pablo con una inmensa fogata y varios muñecos que son quemados para ahuyentar fantasmas y reavivar la nostalgia en un sector de la ciudad que lucha contra el olvido. El tercer capítulo se verá el viernes 17, y tendrá dos narradores invitados: Gerardo Lo Re y Javier Arrizabalaga.

En tanto, en el cuarto capítulo, a emitirse el viernes 24, “Aire - Luces arriba”, que es narrado por Raúl Bigote Acosta, se puede ver a un grupo de aficionados al barrilete que practican desde hace muchos años vuelo nocturno: remontan sus cometas de noche y con luces en el parque Scalabrini Ortiz. Este singular y extraño suceso generó revuelo entre los habitantes de distintos puntos de la ciudad de Rosario y también en la comunidad de investigadores de extraterrestres existentes en la zona, ya que creyeron ver un objeto volador no identificado sobre el cielo rosarino, que hasta intentó ser filmado. La investigación del extraño fenómeno incluye declaraciones del responsable del Complejo Astronómico municipal de Rosario y de la creadora y fundadora del Museo Ovni de la ciudad de Victoria, Entre Ríos, Silvia Pérez Simondini.

El recuerdo de Polo. “Los protagonistas tenían que ser gente común, la idea era contar historias comunes. Queríamos contar lo que para cualquier programa de televisión de aire queda afuera; queríamos mostrar detalles, gestos y la intimidad de los personajes, que son mucho más reales a partir de detalles de la vida cotidiana”, sostiene Juan.

De entrada, reconoce Mascardi, quedó en claro el tema del protagonismo de la gente y que el proyecto era tratar a los entrevistados como a alguien normal. “Quisimos rescatar lo espontáneo, y para eso grabamos un montón de horas, buscamos que la gente se sintiera cómoda y que no sea todo armado”, acota, y luego hace referencia a Fabián Polosecki, quien irrumpió en la televisión argentina a principios de los ’90, con los programas El otro lado y El visitante, en los que se dedicó a contar historias de gente común.

Ignacio Portela y Hugo Montero, en el Nº 36 de la revista Sudestada, publicada en marzo de 2005, describieron el trabajo de Polo como algo más que una bocanada de aire fresco en la televisión argentina: “Fue la definitiva imposición de un estilo inédito”.

“La clave fue detenerse en aquellas historias que ya nadie se preocupaba por escuchar. Esa nueva mirada se basaba en la búsqueda de historias que estaban allí, casi ocultas en las calles (...). El programa de Polo se encargó de correr las luces y enfocar la mirada hacia esas miles de historias escondidas en las sombras de la vida diaria (...). Una verdad poética recorrió desde el principio su trabajo y generó una mística propia: lo extraordinario respira en lo cotidiano.

Mascardi dijo sentir que su trabajo intenta reflejar parte de lo hecho por Polosecki, quien dejó su impronta en esos dos programas, que luego intentaron ser copiados sin éxito. “En la televisión actual hay una ponderación a mostrar los golpes bajos, que tengan efecto, y nosotros quisimos mostrar historias sensibles y rescatar de ellas lo espontáneo, lo cotidiano”, dijo Juan.

“Estoy muy conforme, muy contento, a mi me gusta hacer televisión y que la televisión sea muy espontánea, creo que lo logramos, con muchísimo trabajo, con mucho, mucho trabajo. Hemos logrado un ciclo muy fresco, muy espontáneo, en el que está la esencia de cada uno de los personajes y las historias”, terminó diciendo Mascardi.







INFOnews EN FACEBOOK



INFOnews EN TWITTER