Viernes 25 de Abril de 2014
T 18°
H 77%

18.12.2010

"Es muy positivo terminar el año con buena salud"

Tras superar una enfermedad que lo tuvo al borde de la muerte, vuelve con nuevo disco y una fundación en su ciudad para chicos de la calle. "Hasta los malo siempre trato de transformarlo en buena energía", destaca.

Info News
Info News

Por:
INFOnews

Por Melisa Miranda Castro

Muchas cosas pasaron por mi mente y mi corazón, hasta me dieron ganas, alguna vez, de no querer pelearla más", sentenciaba sincero y angustiado, Luciano Pereyra, en su primeras palabras públicas para explicar lo que le había sucedido. Para el cantante, 2010 no fue un año como cualquier otro. Hoy, ya recuperado y de vuelta en los escenarios confiesa: "Está bárbaro haber vuelto con todo a los shows, porque es sinónimo también de que me siento bien. Estoy respetando lo que me dijeron los médicos, tampoco estoy haciendo algo sobreexigido".

En marzo, llegó a la clínica Los Arcos de Palermo para hacerse una operación de rutina por unos cálculos en el esófago que hacía tiempo le complicaban la digestión y hasta el canto. Se suponía que se trataba de un procedimiento de rutina y que en unos días estaría de nuevo en su casa, pero todo se complicó más de lo pensado. Luciano permaneció un mes en terapia intensiva y lo operaron varias veces más. Todo se mantuvo en un sepulcral silencio, pero la noticia de que estaba mal e internado se filtró. Sus fans –que alguna vez supieron poner una escalera para golpearle la ventana del tercer piso de un hotel o dejarle un mensaje de amor escrito en la arena de su habitación frente al mar– se mantuvieron respetuosas y le hicieron llegar cartas y sus energías, mientras estuvo internado, y su entorno no se despegó de él. Con 14 kilos menos, salió de la clínica con la más absoluta discreción y durante unas semanas estuvo al cuidado de sus padres, sus amigos y su novia Male.

Poco a poco fue retomando su actividad y recuperó las ganas de involucrarse en los detalles finales de su último trabajo discográfico llamado "Volverte a ver", que se lanzó el 21 de septiembre, día en el que el cantante cumplió 29 años. Desde entonces arrancó con una gira, presentándose en Río Negro, La Pampa, Tucumán y la provincia de Buenos Aires, que cerrará el 22 de diciembre en Luján. "Lo estoy disfrutando muchísimo, es un reencuentro con la gente, es otro año más de festivales y volver a esas fiestas tan lindas que tenemos a lo largo y ancho del país, donde se vive y se respira nuestra cultura nacional. A mí me alimenta muchísimo como persona, como músico y también alimenta mi panza, porque vas a la Fiesta del Chivo, a la Fiesta de la Empanada, y terminás comiendo de todo", asegura entre risas. Ya recuperado de sus problemas gástricos, afirma que puede comer de todo. "Estoy súper bien con la digestión para poder comer lo que se venga aunque igual soy de cuidarme, me gusta comer sano", dice.

—Después de todo lo vivido, ¿en qué cambió su forma de ver la vida?

—Siempre estuve en busca de los buenos valores que a mí me nutren el alma y como persona. Creo que lo que me pasó intensificó esos valores, me ayudó a disfrutarlos. A veces uno no le da importancia a ciertas cosas, pero después de pasar por una situación así, esos mismos valores los duplicás, ayudás a que crezcan mucho más. En tanta irrealidad, no tenés que perder todo lo que realmente sirve, que es lo real, lo cotidiano, el encuentro con la familia, la salida con los amigos, el poder subir a un escenario y poder cantar, o el despertarme a la mañana y recibir la bocanada de aire fresco matutino. Ésas son las cosas que hoy me tienen de pie, me tienen firme.

—¿Cómo es su balance del año?

—Fue muy intenso, pero el resultado siempre es positivo. Hasta lo malo siempre trato de transformarlo en positivo, en buena energía, en sabiduría, en aprendizaje, y cuando aprendés eso es maravilloso. Fue un año particular, de meses intensos con mi salud, que es lo más preciado que tenemos. De repente, terminar el año con buena salud es un resultado totalmente positivo.

—¿Volcó esos sentimientos que tuvo en su música?

—Hay algunas cosas que a veces salen, pero tampoco estoy forzando nada. Tampoco soy metódico de ponerme de 8 a 12 a sentarme a componer; yo respeto mucho la inspiración en el momento en el que sale. Es un momento que me sirve como catarsis de poder expresar lo que me pasa con las canciones, en una charla me cuesta mucho expresar qué me pasa o qué siento. Lo puedo resumir mejor en una canción de tres minutos todo lo que he vivido en una vida, que tener que andar explicándolo. Salen algunas cosas, otras todavía están guardadas, será una cuestión de tiempo o quizás no salga nunca y lo expresaré por otro lugar.

RECITAL FUNDACIONAL. El miércoles 22 de diciembre no será solamente el corte con 2010, sino que será un reencuentro con la gente de su ciudad, Luján. Ese recital será a beneficio de una nueva etapa para Pereyra. El cantante se decidió a crear una fundación para que los chicos tengan un lugar para hacer talleres musicales y culturales, y además, para incentivarlos a volver al colegio y dejar las calles. "Este proyecto me tiene entusiasmadísimo, con muchas ganas, con mucha energía, y tengo muchos amigos que se suman para ayudarme. Va a estar enfocado a los chicos, para que puedan aprender otros valores y puedan sociabilizar alejados de las drogas, de los abusos", explica el músico que suele colaborar en muchos eventos benéficos, pero esta vez tomó la iniciativa de encarar uno propio. "Viajo por toda la Argentina y veo que hay muchas necesidades, muchas falencias, los chicos, siendo el futuro de este país, necesitan ayuda y apoyo. Por ahí, nuestros representantes no nos dan la bolilla para lo que necesitamos. Así como digo esto, valoro a los representantes elegidos que sí hacen las cosas como tienen que ser, sin pertenecer yo a ningún partido político, ni mucho menos", asegura.

La fundación se instalará en Luján, la ciudad de origen del cantante, la que lo vio cantar desde los cuatro años, en la que todavía puede volver a ser el Luciano de siempre, que se reúne a jugar al fútbol con los amigos o se junta a tomar algo en el mismo pub de siempre. "Luján es mi cable a tierra, dentro de toda esta profesión que en algunas cosas es irreal y confusa, necesito pisar la tierra, qué mejor lugar que la tierra donde nací. Mi familia y mis amigos es el afecto más duradero, más sincero y más puro. Vengo de una familia trabajadora, dos personas del interior que se juntaron en esa bendita ciudad de Luján, que me han dado un hermano maravilloso, una crianza y una niñez muy lindas. Me gusta volver y compartir con todos ellos que me han hecho lo que soy hoy", dice emocionado.

—Se lo nota muy familiero, ¿le dieron ganas de formar una familia o falta mucho para eso?

—No sé si falta mucho, pero no está en mis planes ahora. Tengo más que nada como planes el disfrutar de lo que se viene a nivel musical y personal.

— El 31 de diciembre, ¿por qué va a brindar?

— Voy a brindar por que haya más salud, más seguridad en la Argentina, porque no es una sensación, soy víctima de la inseguridad como todos. En lo personal, por lo que me rodea, lo que tengo, que es único y lo valoro.

— ¿Le preocupa el futuro del país?

—Me preocupa el futuro del país, el de los chicos, de la juventud. Creo que parte de tomar partido en esas responsabilidades es este hecho de la fundación, es tratar de ayudar desde donde puedo.

Fotos: Gentileza Fenix Group






INFOnews EN FACEBOOK



INFOnews EN TWITTER