Martes 25 de Noviembre de 2014
T 20°
H 49%
Mínima Máxima 20°
Mie 26 15°
Jue 27 14°
Vie 28 13°

29.01.2011

Trasladaron al líder de los Doce Apóstoles

El líder del grupo de presos que lideró el motín de Sierra Chica en Semana Santa de 1996, fue detenido tras asaltar y capturar a un automovilista en Hurlingham y protagonizar una persecución y tiroteo con la policía hasta el partido de San Miguel.

Info News
Info News

Por:
INFOnews

El líder del grupo de presos conocido como los Doce Apóstoles, quienes lideraron el motín de Sierra Chica en Semana Santa de 1996, y que fue detenido tras asaltar y capturar a un automovilista en Hurlingham y protagonizar una persecución y tiroteo con la policía, fue trasaladado a un penal de máxima seguridad dentro de la provincia de Buenos Aires.

Si bien el arresto se llevó a cabo y fue informado el pasado martes, hoy se estableció que uno de los dos detenidos es Marcelo Brandán Juárez, quien si bien había sido condenado a reclusión perpetua por el motín y tenía además en su haber otras condenas, estaba en libertad.

Su detención se concretó el pasado martes tras una persecución y tiroteo con la policía en William Morris luego de un asalto.

El hecho se inició cuando cuatro delincuentes que se movilizaban en un Volkswagen Suran interceptaron en las calles Roca y Paso Morales un auto y obligaron a descender a quien lo conducía y a su acompañante.

Dos de los asaltantes se llevaron de rehén a uno de los hombres en el Suran, mientras los otros dos huyeron en el auto de la víctima.

Al cautivo, los delincuentes lo liberaron en la zona de Hurlingham y escaparon, en tanto los otros dos delincuentes que se apoderaron del Chrysler fueron detenidos al cabo de una persecución y tiroteo y uno de ellos resultó ser Brandan Juárez, ahora a disposición de la justicia

El 14 de abril de 2000, Marcelo Brandán Juárez y otros cinco cabecillas de la banda de los "Doce Apóstoles" fueron condenados a reclusión perpetua por matar seis presos y tomar rehenes, entre ellos una jueza y su secretario, durante el motín de Sierra Chica, en Semana Santa de 1996.

Los jueces Adolfo Rocha Campos, Héctor Rodríguez y Eduardo Galli resolvieron también condenar a otros 12 presos a penas de entre 6 meses de prisión y 15 años de reclusión por su participación en la revuelta carcelaria, mientras que absolvieron a cinco internos.

Dieciocho de los 23 acusados siguieron las instancias de la sentencia desde un celda "jaula" donde estuvieron desde el primer día del juicio en la cárcel de máxima seguridad platense de Melchor Romero.

Las autoridades decidieron realizar ahí el juicio oral por razones de seguridad y los presos sólo se pudieron comunicar con el tribunal por un sistema de circuito cerrado de televisión, al que pudo acceder la prensa desde una sala especial del penal, razón por la cual se denominó "telejuicio" al proceso.

El debate concitó una especial atención del público, no sólo porque se trataba del primer motín en el que se tomó de rehenes a magistrados, como fue el caso de la jueza penal de Azul María de las Mercedes Maleres y su secretario Héctor Torrens, sino por los detalles morbosos y antropofágicos del desenlace.

A reclusión perpetua con la accesoria por tiempo indeterminado fueron condenados los "apóstoles" Brandán Juárez, Jorge Pedraza, Víctor Esquivel Barrionuevo, Miguel Ángel Acevedo, Miguel Ángel Ruiz Dávalos y Juan Murgia Canteros.

A todos les adjudicaron los homicidios de los presos Agapito Lencina Aquino, Daniel Niz Escobar, Víctor Gaitán Coronel, Esteban Polieschuck, Mario Barrionuevo Vega y Luis Romero Almada, cuyos cadáveres nunca fueron hallados.

El recluso Omar Luján Ibarra quebró un pacto de silencio "tumbero" y declaró en el debate que él junto a un grupo liderado por Agapito Lencina estaban en una "lista negra" de los "Doce Apóstoles", porque los consideraban "buchones" penitenciarios.

"Entonces le dije que se cuidara, pero no me hizo caso y decidió esperar sin refugiarse, para no pasar por cobarde", recordó entre llantos.

Sostuvo que le contaron "cómo cortaron con una sierra a Agapito (Lencina) y a otros" miembros de su banda.

"Sé que con algunos cuerpos hicieron comida en ollas y que a otros los quemaron en el horno de la panadería del penal y vieron a Brandán Juárez, Ocanto, Jorge Pedraza y Víctor Esquivel jugar al fútbol con una cabeza", concluyó sollozando.

Uno rehén recordó en el juicio que uno de los amotinados le preguntó si una empanada que le habían dado estaba rica y, ante su respuesta afirmativa, el reo le dijo entre carcajadas: "Es porque te comiste un `rocho` (ladrón en la jerga tumbera)".






INFOnews EN FACEBOOK



INFOnews EN TWITTER