Martes 21 de Octubre de 2014
T 21°
H 56%
Mínima Máxima 21°
Mie 22 15°
Jue 23 14°
Vie 24 13°

22.07.2010

Fotos Negras: Alertan sobre la contaminación del medio ambiente

La muestra se compone de más de 300 fotografías y 11 vídeos en torno al medio ambiente, que han realizado 20 colectivos fotográficos procedentes de países latinoamericanos y europeos.   

Info News
Info News

Por:
INFOnews

Por Cristina Civale

Lo que comenzó en mayo como un gran proyecto promovido por el Ministerio de Cultura de España con motivo del año en que este país preside la Unión Europea, E.CO, está llegando a América Latina.

“E” de ecología, “CO” de colectivos fotográficos. Así es, acaba de aterrizar en San Pablo, en el Centro Cultural de la ciudad,  la exposición E-CO que reúne más de 300 fotografías y 11 vídeos realizados por  20 colectivos fotográficos de América Latina y Europa,  cooperativas o asociaciones diversas de fotógrafos que, por encargo del gobierno español, reflejaron libremente en un ensayo visual las problemáticas ambientales de cada uno de sus países. Dice su curador, el español Claudi Carreras que “con esta premisa, cada colectivo ha escogido libremente los temas y localizaciones de su proyecto, con el objetivo de que la exposición sea una muestra de las problemáticas medioambientales más candentes de los países en que operan y al mismo tiempo una forma de entender las peculiaridades del trabajo en equipo y sus modos de representación”.

Pero por qué apostar a colectivos fotográficos y no a un único fotógrafo. ¿Es una moda, un capricho, una snobeada? Parece que no. Así nos despeja esta duda el mismo Carreras: “Los colectivos fotográficos constituyen uno de los fenómenos de estos tiempos que se vienen desarrollando con fuerza en el panorama internacional y empiezan a surgir con fuerza en el contexto iberoamericano. La masificación de la oferta de imágenes y la saturación de los medios de difusión tradicionales les presenta, a los autores, la necesidad de generar nuevos modelos de representación capaces de destacar su producción. Los colectivos actúan tanto como agencia o como mecanismo de creación conjunta, generando interesantes conexiones y foros de discusión entre los miembros de cada equipo”.

Un modo de creación colectiva donde la firma se comparte, el resultado es del equipo y donde toda la fuerza se concentra en el tema a tratar, enriquecido por el aporte de cada uno de sus miembros. Lejos de los divismos, los colectivos intentan descontaminar el panorama visual y dar una perspectiva distinta sobre fenómenos que aparecen retratados una y otra vez o muchas veces, definitivamente borrados del panorama visual.

Así lo demuestran con sus proyectos.

Terra Project, trae desde Italia un documento que se centra en poner sobre el papel la contaminación sufrida por la dispersión del uranio enriquecido durante la guerra de los Balcanes, con consecuencias irreversibles para los habitantes de la zona y para su medioambiente. Apelaron a la memoria de los entrevistados, más que a investigaciones de tipo cartográfico, dando carácter casi científico al poder del recuerdo, la única fuente de su investigación. A través de las voces militares italianos participantes en la guerra, voluntarios, familiares, en fin toda la larga cadena de víctimas de una guerra no buscada, exploraron las cicatrices dejadas en los paisajes de Bosnia y Kosovo, ese conflicto que cambió el mundo para siempre y que hoy permanece difuso y lejano en el recuerdo. Otras guerras, otros conflictos saltan a la primera tapa de los medios y contaminan la evocación de lo que debe permanecer aquí todavía porque nuestra vida, la de todos los que habitamos este mundo, ya no será igual luego de aquella masacre.

Garapa, de Brasil, con su ensayo La Pared pone en imágenes un tema de gran actualidad, una imagen bochornosa a la que parece que nos hemos acostumbrado. La existencia de muros en diversas zonas del mundo que no sólo separan sino que también discriminan y demonizan. De un lado, lo bueno; del otro lo malo. Para ellos “el muro es por esencia el fin de la diplomacia, el fracaso del diálogo, la división del suyo y del mío”. Así como sucedió en Berlín, en Gaza, en Cisjordania en Tijuana ahora Río de Janeiro se están construyendo muros alrededor de doce favelas, casi 40 kilómetros de concreto, que tienen como fin tapar y separar aquello que se considera indeseable: la pobreza, la rebelión, la marginalidad. Un modo no sólo de aislarlos sino también de encarcelarlos dentro de su propia ciudad. De un lado las torres alzadas por arquitectos caros; del otro –y ya con el muro construido en un gris tristeza- las casas precarias de la villas cariocas, taponadas a la mala suerte de Dios.

Ostkreuz de Alemania a través de su proyecto Atom, indaga en las consecuencias del uso de la energía nuclear. De Chernobyl –y sus consecuencias que se padecerán por años- hasta el atolón de Bikini donde un paisaje de saludables palmeras contrasta con lo que se cocina detrás de ellas en nombre de la paz mundial.

Versus de Perú retrata el curioso fenómeno de un hospital psiquiátrico ubicado en plena selva, el CREMI, un espacio donde los llamados locos parecen poder alcanzar, aún aislados, una calidad de vida mejor que la de otros centros donde la diferencia se encierra por temor a resquebrajar el equilibrio de una normalidad pautada.

SubCoop de Argentina trae su ensayo sobre el Riachuelo, “el río derrotado por la modernidad, el río de oxígeno cero”. Tendance Flou de Francia en su trabajo Constelación de residuos narra los usos paradojales de la basura, donde lo que es desecho para unos se convierte en alimento para otros. Pandora de España vuelve sobre el tema, concentrándose en los residuos electrónicos donde pilas de cables, monitores, teclados y pequeños insumos, ya sin uso, desequilibran un paisaje y lo contaminan sin ningún tipo de control.

Y luego de dar una recorrida por estas propuestas, algunas de las 20 elegidas por Carreras, sólo entonces uno cree en sus palabras: “La fuerza creativa de los colectivos y las sinergias del trabajo compartido ya existentes son referente internacional en el ámbito de la creación contemporánea”.
E-Co permanecerá en San Pablo hasta el 26 de agosto y luego seguirá viaje por Belén, Bello Horizonte y Bahía. Se espera que llegue a Buenos Aires antes de fin de año. Muy probablemente para mediados de la primavera porteña. *






INFOnews EN FACEBOOK



INFOnews EN TWITTER