Luego de que el motorman Julio Benítez amplíe su declaración el jueves, el juez federal Ariel Lijo le imputó cargos por exceder el límite de velocidad en al menos ocho oportunidades en distintas estaciones antes de chocar en la estación Once el sábado pasado.

El maquinista, además, quedó comprometido ya que las pericias psicológicas lo revelaron como un hombre de personalidad psicopática, y los resultados de las pruebas de ADN arrojaron que corresponde a él la sangre encontrada en el disco rígido sustraído de su mochila.

En los informes de velocidad se desprende que Benitez ingresó a Once a una velocidad de 22 kilómetros por hora, cuando debió hacerlo a 12.

Benitez ingresó a Once a una velocidad de 22 kilómetros por hora, cuando debió hacerlo a 12.

Además, violó el límite en al menos otras ocho estaciones:

Entre las estaciones de Paso del Rey y Merlo, según el reporte, entre las 6:28 hasta las 6:29, circuló a 65 kms/h donde la velocidad máxima es de 60. Entre las estaciones de San Antonio de Padua e Ituzaingó, según reporte de las 6:38, circuló a 63 kms/h donde la máxima era de 60; entre las estaciones Castelar y Morón, de acuerdo al reporte de las 6:50, circuló a 68 km/h.

También violó el límite de velocidad entre las estaciones Morón y Haedo, ya que en un tramo circuló a 63 kms/h; entre las estaciones Haedo y Ramos Mejía, según reporte de las 6:58, circuló a 69 kms/h; y a las 7:02 circuló a 73 kms/h cuando la máxima también era de 60.

Entre Ramos Mejía y Ciudadela circuló a 69 kms/h y a las 7:02 circuló a 73 kms/h. Entre Villa Luro y el paso a nivel de Nazca, según reporte de las 7:16 circuló a 42 kms/h, tramo donde la velocidad máxima es de 30, y entre las estaciones de Caballito y Once, circuló a 68 km por hora donde el límite es 60km por hora.

El juez decidirá la situación procesal de Benítez la semana próxima, y se espera que le dicte el procesamiento sin prisión preventiva, ya que los delitos son excarcelables.