La defensora Adjunta del Pueblo, Graciela Muñiz, denunció que, en la sesión de hoy, "la Legislatura porteña decidió vender el Patrimonio de la Ciudad al aprobar la desafectación y venta de más de cuarenta inmuebles de propiedad de los porteños". 
"Guiados por el PRO y acompañados por muchos de los que dicen ser de la oposición, están impulsando estas ventas", advirtió Muñiz.

Explicó que "entre los argumentos que sustentan estas ideas, hay cosas realmente insólitas, como decir que son innecesarios, aunque estén ocupados por actividades sociales, o que tienen 50 años y es difícil su mantenimiento, sin considerar que si aplicamos este criterio, habría que vender casi todos los edificios de la Ciudad y todos los que tienen algún valor histórico".

"Los verdaderos argumentos no son los que se plantean, sino que responde a una política claramente definida hacia los negocios o, si se quiere decirlo más claro, en contra de lo estatal y del patrimonio de todos los ciudadanos", afirmó Muñiz.

Para Muñiz, "esta política de desguazar al Estado es un viejo pensamiento conservador que apunta a que se haga más presente la ineficacia y eso justifique la privatización".

De acuerdo a algunos de los proyectos aprobados, se ordena la venta del histórico edificio del Mercado, ubidado en Carlos Pellegrini y Sarmiento, y se privatiza el espacio público en plazas y parques para colocar bares y confiterías.