En el estudio, del que ha hecho eco la BBC, se analizaron los datos de más de 16.000 mujeres y se constató que la proporción ideal entre cadera y cintura es de 0,6 y 0,7.

Además, los científicos concluyen que las mujeres con nalgas grandes y cinturas pequeñas son más inteligentes que las demás. Tener un culo voluminoso ayuda a disfrutar de una buena salud, ya que, entre otras cosas previene el desarrollo de la diabetes y ayuda a mantener bajos los niveles de colesterol.

Los ácidos grasos Omega 3 se acumulan en las nalgas y estos ácidos intervienen en el desarrollo y el buen funcionamiento del cerebro.

Aunque suene a broma, todo tiene su explicación: los ácidos grasos Omega 3 se acumulan en las nalgas y estos ácidos intervienen en el desarrollo y el buen funcionamiento del cerebro.

En el estudio también hay lugar para conclusiones más asombrosas, como, por ejemplo, que los hijos nacidos de madres con caderas más anchas son intelectualmente superiores a los hijos de madres de caderas estrechas.

Visto el resultado del estudio, ya hay quien justifica la preferencia masculina por los culos voluminosos diciendo que obedece a un instinto primario para asegurarse la evolución de la especie, y no tanto a un deseo puramente libidinoso.