“Nos acaba de llamar la policía y nos han dicho que han roto las ventanas de la galería y han tirado un cóctel molotov dentro que afortunadamente no ha llegado a explotar”, afirmó Topacio Fresh, propietaria de la Fresh Gallery de Madrid, quien se refirió de manera nerviosa al feroz ataque que su local sufrió en las últimas horas.

La Fresh Gallery inauguró ayer la exposición ‘Obscenity’ del artista y fotógrafo canadiense Bruce LaBruce, que consiste en medio centenar de imágenes que muestran a actores y personajes varios en poses con contenido sexual pero relacionados con la iconografía religiosa.

Los propietarios del local avisaron al servicio de emergencias de Madrid para informar del hecho y del riesgo de que los dos objetos arrojados al interior pudieran hacer explosión. La policía ha informado de que se trataba de dos botellas de dos litros de capacidad rellenas de pólvora, petardos y combustible. Los agentes de explosivos de la policía lograron retirarlas a tiempo sin que hayan llegado a detonar. Tal y como habían sido preparados, tendrían que haber explotado al atravesar la vidriera de la galería, pero la mecha no llegó a funcionar.

"Da la casualidad de que esta tarde había sido convocada frente a la galería una concentración de protesta del partido Alternativa Española (AES). Nosotros no queremos acusar a nadie, pero nos parece algo más que una coincidencia", afirmó Topacio Fresh, que además afirma que si el ataque se hubiera realizado ayer "con 300 personas dentro de la galería, podría haber ocurrido una tragedia". El ataque, según la galerista tuvo lugar en horario de cierre del local y sin que ningún trabajador ni cliente estuviera en su interior.