La primera aparición en público de la Presidenta, los recientes cambios en el Gabinete con la resonante salida de Guillermo Moreno fueron analizados por dos de los integrantes de Carta Abierta: el sociólogo Horacio González y el filósofo Ricardo Forster.

En primer término Forster se refirió al acto de Cristina “donde se la vio de cuerpo entero, rodeada de jóvenes, marcando su impronta y con dos palabras que remarcó durante el discurso: utopía y esperanza”.

El filósofo le dijo a INFOnews que “es simbólico pensándolo en el 2015: la figura de la Presidenta vuelve a enmudecer a una oposición que desde el fallo de la Corte sobre la Ley de Medios no saben dónde cobijarse”

Para Forster “la agenda política vuelve a estar macada por el kirchnerismo y quedó demostrado que el Gobierno pudo funcionar sin que se produjera esa crisis que vaticinaban los mismos de siempre a pesar de la ausencia de Cristina”.

Con respecto a los cambios en el Gabinete el intelectual tuvo elogios para Kicillof a quien definió como “una persona de una muy buena formación que ha leído los clásicos de la economía sin dejar de leer a Marx, un hombre abierto a las transformaciones que no tiene problemas en salir a discutir públicamente una idea. Creo que hoy hacen falta funcionarios que puedan explicarle a la sociedad lo que están haciendo, lo que están planteando y si es necesario, debatir con los que piensan distinto”.

Sobre Jorge Capitanich, designado como jefe de Gabinete, indicó que “estuvo en las paradas más difíciles de esta década y es un hombre que viene a descentralizar, una persona que podrá cargar en sus hombros parte de la agenda y descentralizar para quitarle toda la responsabilidad a Cristina”.

En cuanto a Carlos Casmiquela, flamante ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, lo describió como “un hombre que conoce la diversidad productiva, técnico y política del sector agropecuario, lo ha demostrado en su paso por el INTA”.

"A Moreno lo atacaban por lo que significaba para un sector dominante", sostuvo Forster.

Por último Forster habló sobre la renuncia de Guillermo Moreno a quien consideró “un hombre necesario en un contexto determinado”. El filósofo dijo que “no es casualidad que haya sido el gran demonizado del Gobierno; su rol en las negociaciones con Papel Prensa será bien recordada”.

“No puedo estar de acuerdo en todo con Moreno, tuvo aciertos y errores pero no caben duda que lo atacaban por lo que significaba para un sector dominante. Ahora empieza una nueva etapa para el INDEC”, remató.

González: "No es fácil habla sobre Moreno"

El otro integrante de Carta Abierta en pronunciarse sobre los cambios en el Gabinete fue Horacio González. “No es fácil hablar sobre Moreno, ha tenido detractores y partidarios muy entusiastas y muchos de ellos en sectores de la juventud”.

“Creo que es un caso bastante elocuente: la construcción de una figura pública, que él aceptó para sí. La figura del funcionario de comercio que imponía normas estrictas y tenía estilos de relación más duros que los acostumbrados. Es unas de las críticas que se hacían en ese sentido (que contribuyeron a demonizarlo) creo que formaban parte de una coreografía que él mismo preparó, de una manera no muy delicada”, dijo el sociólogo en diálogo con el programa “La Ventana” de RadioyPunto.com.

El director de la Biblioteca Nacional declaró que “no es un estilo que yo recomendaría en un gobierno. No creo que a Moreno le haya disgustado eso, creo que hizo ese papel, un poco conscientemente. Tenía un tipo de exhibición en las manifestaciones públicas que se lo asociaba a una figura intensa de un militante, siendo al mismo tiempo una figura encumbrada del Estado”.

Para González “es signo de la época, no sólo del kirchnerismo. Aunque el kirchnerismo, promueva ese signo. Es decir, la idea que hay en el Estado de una ocupación de terreno por parte de los militantes y que hay en los militantes algo del Estado”.

Por un lado el sociólogo afirmó cuestionables “la política que se llevó a cabo en el INDEC” pero “no así otras medidas proteccionistas que me parecían correctas”.

“La historia lo recordará como una figura de enorme complejidad y de espesura muy grande; y con una carga polémica obvia”.

En referencia al nuevo ministro de economía Axel Kicillof dijo que “de todos los signos que aparecen, creo que la figura de Kicillof se abre como la que tiene mayor interés, mayor frescura. Creo que trae un soplo de renovación y ese soplo de renovación supone percibirlo como una figura”

“Tiene a sus espaldas una historia de militancia conocida, estudiantiles y no estudiantiles y no tiene la otra pesada carga que muchos otros tenemos y que el país mismo tiene. Si la carga supone experiencia y una memoria crítica de la historia nacional, es diferente, pero si supone los viejos hábitos políticos, me parece menos interesante”, aseguró González.

Por último dijo que “es una persona que está constantemente suministrando cuestiones empíricas a la teoría, ese tipo de personas me parece que presta un brillo especial a cualquier Gobierno”.