En la tradicional ronda a la Pirámide de Mayo de los jueves, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, defendió al renunciado secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno, al calificarlo como "un genio", y destacó la figura del nuevo jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, a quien definió como "muy inteligente".

Bonafini también elogió al nuevo ministro de Economía, Axel Kicillof, a quien describió como "un tipo que sabe muchísimo", mientras que opinó que el diputado electo Martín Insaurralde "patinó" al sacarse una foto con Sergio Massa e irse de viaje a Miami, y calificó a la diputada Elisa Carrió como "un raviol de fonda".

Respecto de la salida de Moreno, la titular de Madres ensayó una suerte de defensa del funcionario, al afirmar que es "un hombre tan íntegro, tan honesto que nos representó y nos va a seguir representando donde esté, es un genio, es del palo y es del proyecto".

Bonafini también se refirió a los cambios en el Gobierno nacional y consideró que Capitanich es "muy inteligente" y "muy hábil para contestar".

Además, Bonafini apuntó que a Kicillof lo ven "tan chiquito" pero aclaró que tiene 42 años, "ya escribió varios libros, es un tipo que sabe muchísimo".

Moreno es "un hombre tan íntegro, tan honesto que nos representó y nos va a seguir representando donde esté".

"Hay grandes expectativas en estos cambios que hace nuestra presi", agregó la titular de Madres de Plaza de Mayo en referencia a Cristina Fernández.

En tanto, al diputado electo por el Frente para Victoria (FpV) Martín Insaurralde lo criticó por la foto que se sacó con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y por haber viajado a Miami con su pareja Jésica Cirio.

Bonafini recordó que recientemente había dicho que "Insaurralde andaba en patineta. Patinó, no con una patineta sino con dos".

"A la gente que lo acompañó la hizo quedar muy mal y nos hace quedar muy mal a todos nosotros que creemos en este proyecto nacional", aseveró la presidenta de Madres, para agregar: "Él sabrá lo que hace, así le va a ir".

Quien también fue blanco de las críticas de Bonafini fue la diputada reelecta de UNEN Elisa Carrió, a quien volvió a calificar como "un raviol de fonda: cuadrada y sin seso" aunque aclaró que "a los ravioles de fonda se los comen, pero ella es incomible".