Nueve policías fueron detenidos en Tucumán en el marco de una investigación por la rersponsabilidad en los saqueos que pusieron en jaque a la seguridad de la provincia.


La figura de "autoría mediata" determina que alguien colabora o instiga con su accionar para que se cometan determinados delitos como robos, lesiones y hasta homicidios. Según fuentes judiciales y policiales, los acusados, entre los que se encuentra un comisario, serían imputados por el delito de "sedición", ya que se alzaron en armas para arrancarle un aumento salarial al gobierno de José Alperovich.

Los uniformados fueron arrestados en distintos domicilios de la capital tucumana entre anoche y hoy a la madrugada y fueron llevados a Tribunales donde comenzaron a declarar ante los fiscales Diego López Ávila y Adriana Giannoni.

La investigación es comandada por la jueza de Instrucción Mirta Lenis de Vera, quien admitió las órdenes de arresto contra nueve uniformados pedidas por dos fiscales por su presunta "autoría mediata" en delitos producidos durante los saqueos.

Los investigadores, supervisados por el Ministro Fiscal Luis De Mitri, solicitaron a la ciudadanía que les envíen fotos y videos para así obtener elementos de prueba contra los policías que, desde el domingo a la noche, se sublevaron en el edificio de la Subjefatura, donde actualmente funciona el estratégico sistema del 911.

En medio de una huelga policial, los principales barrios de la capital tucumana y las localidades de Faimallá y Yerba Buena fueron objeto de robos, asaltos e incidentes diversos ante una ola de saqueos que se realizaban pricipalmente en grupos que circulaban en motocicletas.

Los saqueos e incidentes se extendieron hasta el martes cuando los policías acordaron con el gobierno un aumento salarial que ubicó en 8.700 pesos de bolsillo el salario promedio a partir de 2014.

Tras las tensas jornadas, que provocaron la muerte de cuatro personas y casi un centenar de heridos, además de pérdidas millonarias por los ataques a a comercios y viviendas, el gobernador Alperovich aceptó la renuncia del jefe de Policía, Jorge Racedo y designó en su reemplazo a Dante Bustamante.

Alperovich informó que hay 50 detenidos y que se hicieron más de 100 allanamientos buscando mercadería robada durante los saqueos.

"Estamos tratando de perseguir a todos los responsables y queremos que paguen por lo que hicieron", sostuvo ayer el mandatario provincial.