A diez días de comensada la saga de cortes de luz en distintos puntos del país, principalmente en la ciudad de Buenos Aires y en la región bonaerense, nuevos barrios y zonas del área metropolitana se sumaron a los problemas por la falta de servicio.

La consecuencia directa es que los reclamos se multiplicaron en las calles, con quejas y cortes del tránsito, mientras desde las compañías Edenor y Edesur afirmaron que unas mil cuadrillas trabajan para solucionar las fallas.

En tanto, más de una docena de barrios porteños siguen teniendo problemas serios con el suministro energético y en algunos casos la falta de luz lleva más de diez días.

Hay al rededor de 80 esquinas en donde los semáforos no funcionaban. Volvieron a cortar la autopista Dellepiane a la altura de Lacarra y Larrazábal. También cortaron Corrientes y Serrano, en el barrio de Villa Crespo. Otro tanto pasó en las esquinas de Acoyte y Díaz Vélez; Yatay y Díaz Vélez, y Yatay y Potosí.

Uno de los barrios más afectados es Flores. Allí, un grupo de vecinos quemó gomas en la zona de Condarco y Bacacay para manifestar su malestar. Reclamaron la presencia de la empresa para que les brinde una respuesta.

En Floresta, hubo un corte de vías del tren Sarmiento a la altura de Nazca que obligó a que se preste un servicio corto.

En la provincia de Buenos Aires, Avellaneda registra gran cantidad de manzanas sin luz.  Otras zonas sin suministro del Gran Buenos Aires eran Adrogué, Berazategui, San Martín, Ituzaingó, Castelar, Morón, Vicente López, La Plata, Gran La Plata y Ezeiza, entre otros.

Asimismo, también hubo piquetes en Gerli y Lanús, donde vecinos de esas zonas quemaron gomas y cortaron el tránsito. "Estamos totalmente agotados y ya faltos de paciencia", sostuvo un vecino. Incluso, en Lanús un grupo de personas prendió fuego en la puerta de la oficina que tiene Edesur en la calle Hipólito Yrigoyen al 4600.