El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, ratificó hoy que las empresas distribuidoras eléctricas no estuvieron a la altura de los acontecimientos y criticó en especial a la firma Edesur, sobre la que dijo que sus directivos "no tienen la actitud ni la presencia para enfrentar los problemas que padecen los usuarios".

"Me refiero al Grupo Caputo, Grupo Escasany, al grupo Miguens Bemberg, a Guillermo Reca y Guillermo Vazquez" puntualizó De Vido y agregó que "no es una crítica, simplemente les estoy pidiendo que tengan la actitud como argentinos con responsabilidad social y que actúen ante la situación que nos genera el clima". Sadesa -a cargo de Caputo y Escasany- controlan cerca del cincuenta por ciento de Edesur.

El grupo Caputo es liderado por Nicolás Caputo, gran amigo de Mauricio Macri. Caputo y el jefe de Gobierno se conocen desde la infancia. Complartieron colegio y hoy comparten negocios dado que el empresario se ha visto muy beneficiado por su amistar con el ex presidente de Boca. 

"Niky" asesoró a Macri en la compra y venta de jugadores de Boca. Tal como publica el diario La Nación, la empresa familiar Caputo S.A, de la que el empresario es accionista (tiene una participación del 20 por ciento, según declara), es una de las empresas constructoras más grandes de la Argentina. Fundada por su abuelo en 1932, desde la década del 70 es contratista en la Ciudad y actualmente también tiene contratos con la Nación. Además, lidera el mercado de la construcción privada y también juega fuerte en el rubro energético. José Caputo -uno de los hermanos de Nicky, que falleció de un infarto el día en que Macri ganó las elecciones- fue, hasta su muerte, uno de los directores del grupo Sadesa, importante operador del sector. Nicky, además, es dueño de Mirgor S.A, una empresa de aire acondicionado para autos, que creó junto con su amigo, en 1983.

Tal vez gracias a la amistad de tantos años, los Caputa accedieron fácilmente a licitaciones. En 2010 y avalada por la firma del jefe porteño, la empresa SES S.A, controlada en un 50 por ciento por Caputo. S.A, ganó la licitación para la reparación de 14 escuelas en la ciudad, por 30 millones de pesos. SES también ha sido la principal contratista para la reforma y el mantenimiento de los hospitales, aunque estas obras fueron otorgadas antes de la asunción de Macri. Sin embargo, también durante este año, la empresa Caputo se hizo adjudicataria de obras bajo nivel en los ferrocarriles, cuyo trámite estuvo signado por una polémica transferencia de 300 millones de dólares -un préstamo, que se discutió acaloradamente en la Legislatura- hacia Autopistas Urbanas S.A (Ausa), una empresa del gobierno de la Ciudad, con caja propia, que no está sujeta a la ley de compras y contrataciones. La nueva obra ganada figura en los balances de este año, que Caputo S.A. cuelga de su página web.

Cuando asumió Macri, el amigo Caputo ya había ganado los contratos para realizar el Centro Metropolitano de Diseño, en Barracas; la construcción del Parque Mujeres Argentinas, en Puerto Madero, y la sede de la Orquesta Filarmónica, en el edificio principal de lo que será la Ciudad de la Música, una obra de más de 50 millones de pesos.

Seis días antes de terminar su mandato, el 3 de diciembre de 2007, Telerman avaló con un decreto la redefinición de mayores costos para las tareas de mantenimiento en hospitales porteños, llevadas adelante por S.E.S. El redondeo fue por alrededor de 3 millones de pesos. Otro reajuste fue de 480 mil pesos para refaccionar un pabellón del hospital Moyano.
 

De Vido pidió "no hacerle el juego" a quienes quieren evitar dar la cara para solucionar el problema de los cortes de energía y reiteró que "habrá sanciones" para las empresas distribuidoras. "No hay que dar recetas encapsuladas, si es la jurisdiccion o si hay que nacionalizar o no", acotó. El ministro pidió "a los directivos" de las empresas a "ayudar a resolver" los problemas y "no hacerse los chanchos rengos".

Las distribuidoras "no han estado a la altura del crecimiento" del sistema energético del país, puntualizó De Vido, y agregó que "el camino es actitud, responsabilidad y que los empresarios argentinos, directores de la empresa, tienen que hacerse cargo y dar la cara", tras lo cual recordó que EDESUR era dirigida por una compañía italiana.

Edesur "no tiene la actitud ni la presencia para enfrentar los problemas que padecen los usuarios".

Por su parte, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ratificó que a partir de abril próximo la central nuclear de Atucha II sumará 745 megavatios al sistema interconectado nacional con su entrada en funcionamiento. Capitanich y De Vido, visitaron la planta, donde hoy se puso en marcha la carga de agua pesada, en el marco del proceso para la puesta en funcionamiento de la central.