El viernes pasado la yegua “Polaca” murió de un paro cardiorrespiratorio en el Festival de Doma y Folklore de Jesús María, el más convocante de la Argentina. A partir de este incidente se reavivaron las protestas de distintas asociaciones que defienden los derechos de animales exigiendo que se prohíban este tipo de espectáculos.

Desde la organización argentina de Derechos de Animales Especismo Cero dijeron a INFOnews que “estas muertes ocurridas en los campos de jineteadas no son accidentes porque las jineteadas representan violencia en sí mismas y un gran sufrimiento para los animales, por tanto es de esperar que ocurran estos hechos, como ya ha sucedido en "festivales" anteriores que se llevan a cabo en diferentes épocas del año”.

El año pasado fueron 10 las víctimas fatales: dos caballos que murieron en el campo y 8 mientras eran transportados en los camiones que sufrieron un accidente de tránsito. 

La fundadora de la organización, Marcela Palavecino, le dijo a INFOnews que “las domas y jineteadas son una práctica de sometimiento donde se castiga física y psicológicamente a un animal hasta lograr que obedezca” y aclaró que “el Festival de Jesús María puede desarrollarse perfectamente sin las jineteadas. Valoramos la importancia de las fiestas de nuestro pueblo pero entendemos que también podemos celebrar sin hacerlo a costa de la integridad de otros”.

Por su parte el Pampa Cruz, uno de los animadores de jineteadas con más trayectoria y reconocido en el ambiente, le dijo a INFOnews que “los caballos de las jineteadas gozan de un cuidado especial, están bien alimentados, vacunados, desparasitados y entrenados para los 9 segundos que dura una jineteada, porque son 9 segundos que el animal está montado y después lleva una buena vida con dueños que invierten mucho dinero para tenerlos en esas condiciones”.

 El cantor gauchesco sostuvo que “si esos caballos no estuvieran en las jineteadas irían a parar directo a un frigorífico porque no sirven para otra ser montados por nadie, ni para tirar un carro. Seguramente las asociaciones protectoras de animales no saben que un frigorífico de la provincia de Buenos Aires matan unos 3700 caballos por mes”.

A la vez el Pampa Cruz se preguntó por otras disciplinas donde también se utilizan caballos. “Si quieren prohibir las jineteadas que pongan el ojo también en el Polo, donde los dueños y jugadores pertenecen a las clases altas argentinas o en las carreras de caballos. Yo no los he visto en Palermo o en San Isidro protestando”. 

"No los he visto en Palermo, en San Isidro o un partido de Polo protestando también por esos caballos”, dijo el Pampa Cruz.

Vale mencionar que sobre la ley 14.346 que penaliza el maltrato animal, el juez de Control de los Tribunales de Jesús María, Oscar Patat, rechazó un pedido de la organización “Sin estribo” que exigía la suspensión del Festival, explicando que “no se observa en los casos de doma y jineteadas”. 

En tanto desde Especismo Cero afirmaron que “es de vital importancia que como sociedad comprendamos que las tradiciones no son justas por ser repetidas una y otra vez, sino que sólo nos enriquecen y pueden ser válidas con el correr del tiempo si no se realizan a costa del sufrimiento de otros”.

Esta noche será la octava noche del Festival de Jesús María y se esperan nuevas protestas frente a las puertas del predio. De un lado las organizaciones defensoras de animales y del otro participantes y asistentes.