El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, pidió "racionalidad" ante la posibilidad de que el gremio Unión Tranviarios Automotor (UTA) realice un paro en los servicios de larga distancia durante el recambio turístico de febrero, los días 1, 2 y 3.

Durante una conferencia de prensa realizada en Casa Rosada, Randazzo confirmó que "se han mantenido reuniones con el titular de la UTA, Roberto Fernández" y con los representantes "de las cámaras del sector" y dijo que desde el gobierno se "aspira a un acuerdo" que destrabe la situación.

Ayer, Fernández había ratificado la realización del paro si es que no hay acuerdo con el sector empresarial.

"Estamos preocupados, trabajando en las medidas que podamos tomar el 1, 2 y 3 porque no hemos encontrado ninguna solución. Hace un mes que venimos conversando, pero no hay ningún adelanto sobre lo que estamos pidiendo nosotros", concluyó Fernández.

Los choferes piden 2000 pesos de anticipo a cuenta del aumento que consigan en el convenio paritario y que el monto de los viáticos se eleve a 500 pesos.