Nota de Tiempo Argentino

La presidenta Cristina Fernández y la CGT coincidieron ayer en impulsar negociaciones paritarias anuales, durante un encuentro que mantuvieron en la tarde de ayer en la Quinta de Olivos. Por la central obrera participaron Antonio Caló, secretario general de la CGT y titular de los metalúrgicos de la UOM, y los dirigentes José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias; Omar Viviani, del Sindicato de Peones de Taxis; y Ricardo Pignanelli, del sindicato de Mecánicos (Smata).

Según detalló Lingeri, "tratamos dos puntos centrales. Por un lado, paritarias, donde la presidenta ratificó que serán en el marco de las convenciones colectivas. Si un gremio arregla con una cámara que les adelanten 10 pesos, eso es tema de cada sector, porque no hay suma extra. Pero sigue el criterio de discutir por un año, los valores los discutiremos nosotros, cada uno sabe hasta donde puede llegar en este contexto económico que estamos viviendo. Nadie quiere renunciar a nada pero tampoco queremos tirar todo por la borda. No hubo condicionamientos con respecto a eso, nos dijeron 'cada uno de ustedes tiene oficio y años para tratar estos temas'".

Lingeri, en diálogo con Radio 10, señaló que en la reunión, de una hora ymedia de duración, "la presidenta no habló de ningún número tope pero sí (hizo) una recomendación de prudencia. La prudencia que todos reconocemos. Usted sabe mejor que nadie que cuando el sector empleador sigue subiendo la vara con remarcación y seguimos con una espiral inflacionaria y nosotros vamos por más y así terminamos como terminamos, con el Rodrigazo. Con eso siempre salen perjudicados los trabajadores".

El otro tema tratado en el encuentro fue el de las obras sociales. El dirigente de Obras Sanitarias explicó que "después pasamos a la revisión del tema obras sociales, donde hemos pedido una actualización de todos los valores prestacionales, medicamentos, tratamientos de alta complejidad, sistemas prestacionales, de distintas patologías. (También tratamos) El tema monotributistas que hoy aporta el titular y en forma voluntaria el grupo familiar. Nosotros decimos que tienen que aportar todos en forma obligatoria.

No puede ser que un monotributista aporte y después cuando se enferma un familiar quiere pagar la cuota para la atención. Tiene que ser como la obra social, nosotros tenemos por el grupo familiar que cubre la totalidad de la prestación. (Además) Revisar la cápita que hoy se percibe por jubilados. Ella derivó todos estos temas a la superintendente (de Servicios de Salud) Liliana Korenfeld. Y dio instrucciones que a partir de la semana próxima nos ponemos en contacto a trabajar sobre todo esto".

Sobre el encuentro de ayer, el dirigente de Sanidad y secretario de Prensa de la CGT, Héctor Daer, informó a Tiempo Argentino que el Consejo Directivo cegetista debatirá mañana los contenidos de la cita con la presidenta. Los antecedentes plantean un panorama abierto, si se tienen en cuenta algunas manifestaciones de los propios participantes de la reunión de ayer, quienes en los últimos días se manifestaron renuentes a discutir salarios una sola vez en el año.

El fin de semana, Ricardo Pignanelli defendió en una entrevista a Radio Nacional las discusiones trimestrales tal como se realizan en el sector al que representa. Esa modalidad, explicó el mecánico, “no genera inflación”.

La semana pasada, el propio titular de la CGT afirmó a la prensa que “las paritarias 2014 tendrán como meta recuperar el poder adquisitivo que se comió la inflación”. Las declaraciones, dispararon la reacción de la presidenta, que aprovechó un discurso público en Casa Rosada para expresar su disconformidad al referente gremial.

Por su parte, otro de los presentes ayer en Olivos, el taxista Omar Viviani, le dijo días atrás a Tiempo Argentino que su posición es defender las paritarias anuales aunque adelantó que en la mesa particular de los conductores de taxis el sindicato podría llegar a plantear la posibilidad de establecer un mecanismo que permitiese reacomodar el salario ante posibles variaciones de precios.

Lingeri aseguró, además, que el tono de la reunión fue distendido, continuando el clima del encuentro que a solas mantuvieron Cristina y Caló la semana pasada, luego del reto público de la jefa de Estado al titular de la CGT en medio de un discurso en cadena nacional. A propósito, Daer aseguró a este medio que ese episodio ya fue superado, a pesar de que en su momento circularon versiones de malestar entre los dirigentes de la central sindical.

Luego del encuentro con los dirigentes de la CGT, la presidenta recibió al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien por la mañana, en su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada, había adelantado que la posición del gobierno era evitar que se rubricasen acuerdos por períodos menores al año. El jefe de Gabinete dijo que las paritarias tendrán un rumbo "claro, preciso y contundente" y que "se mantendrán inalterables", con las mismas características de los últimos diez años, entre ellas su validez anual. Añadió que hubo "1500 paritarias convalidadas y homologadas por el Ministerio de Trabajo" y que "las metas que se han fijado son 1650 para el año 2014". En ese sentido, el jefe de ministros confió que se deben ejecutar en el "transcurso de un año y no hay condiciones objetivas para modificar esa estrategia desde el punto de vista de la negociación" y acotó que la política salarial para el sector público "la vamos a propiciar en una paritaria anual".

La reunión en Olivos se dio en el marco de una jornada en la que los sindicatos docentes de carácter nacional –CTERA, UDA, SADOP, AMET y CEA– rechazaron la posibilidad de un acuerdo anualizado. El dato es que los cinco sindicatos están afiliados a centrales con buen diálogo con el gobierno: la CTA que conduce Hugo Yasky la CGT que encabeza Caló. En tanto, en la provincia de Buenos Aires arrancaron las negociaciones, mientras que en la Ciudad ya se lanzan advertencias de conflicto (ver página 6).

Moyano, por la anual

El líder del gremio de los Camioneros, Hugo Moyano, explicó que su sindicato seguirá impulsando que las paritarias sean anuales. Además, dijo que nadie le impondrá topes en las negociaciones. "Los topes que se los pongan ellos. A nosotros nadie nos pone topes", alertó el camionero al ingresar a la reunión que mantuvo con Binner y el FAP en el microcentro porteño.

"Nosotros discutimos por un año, los gremios que están con nosotros discutirán por un año; vamos a respetar ese año, pero en junio, en el caso de los camioneros, nos sentaremos a discutir".

Por otra parte, el titular de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) disidente, Pablo Micheli, aseguró que "un 25% de aumento de salario no se lo va a bancar nadie". Micheli detalló que "ante una situación de crisis, no hay que reiterar los errores del pasado de cortar el hilo por lo más delgado".

Micheli, cuya CTA reclama un aumento del 35 por ciento para este año, señaló que la propuesta de las provincias con respecto a la evolución de los salarios para este año le pareció "poco creativa" y les recriminó que "terminan siendo funcionales al Poder Ejecutivo Nacional".

Consejo
Reunión mañana
Mañana se reunirá el Consejo Directivo de la CGT. Tendrá un temario corto, aunque denso: el balance de la reunión que mantuvó ayer la cúpula de la central obrera con la presidenta Cristina Fernández de cara a las negociaciones salariales que vienen.