“Me dirijo a la señora Justicia también para que cuando se apliquen las multas a los que violan los derechos de usuarios y consumidores, no encuentren algún juez que las frene a través de una cautelar. Y, por favor, si pueden hacernos el favorcito a la AFIP de que La Nación pague los 300 millones de pesos que debe y que hace 10 años espera. Fíjense, mañana imaginen los titulares: `Feroz ataque a la prensa` para ocultar todo esto. `Feroz ataque a la prensa`y demás. No, ataque a nadie, simplemente que cuando un ciudadano no paga los impuestos, le rematan la casa, le rematan el auto, lo que decíamos recién, o te cortan la tarjeta o te cortan el seguro o te cortan todo”, dijo ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el Salón de las Mujeres de la Casa de Gobierno. Y no se equivocó: para el diario La Nación, su pedido de que paguen sus deudas fue, efectivamente, un ataque a la prensa.

“Nuevo ataque a La Nación”, tituló el centenario periódico fundado por Bartolomé Mitre en un recuadro en el que realizó un descargo tras las acusaciones presidenciales.

Para las autoridades del diario, la cuestión se reduce a una mera “controversia judicial”. El conflicto comenzó en julio de 2003, cuando terminó la exención que el gobierno de Fernando De la Rúa había inaugurado, y el de Eduardo Duhalde extendido, para que los medios de comunicación no pagaran sus aportes patronales. La Nación pagó sus cuotas correspondientes en agosto y septiembre, y en octubre presentó junto a otros medios una medida cautelar que aun sigue en la Justicia, pendiente de una resolución de la Corte Suprema.

La medida cautelar fue dictada en octubre de 2003 por el juez en lo contencioso administrativo federal Osvaldo Guglielmino. En noviembre de 2008, la sala II de la Cámara de Apelaciones revocó esa decisión y levantó la medida cautelar. La Nación planteó el recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia, que el 17 de junio de 2009 ordenó a la AFIP reponer la cautelar hasta que la propia Corte se pronunciara sobre el fondo de la cuestión, cosa que cuatro años y medio después sigue sin hacer.
Para La Nación, en cambio, el impuesto que dejó de pagar en septiembre de 2003 por decisión propia se debe a que “el Estado no cumplió con el compromiso asumido en un decreto de ese mismo año para establecer un régimen alternativo cuando venciera ese mecanismo”. Lo que el Estado nacional hizo fue levantar la exención dispuesta por De la Rúa y volver al régimen anterior. Como al diario no le gustó la situación, se presentó ante la Justicia, donde recibió la medida cautelar más larga de la historia, que está por cumplir once años de vigencia.

La Nación le debe 330 millones de pesos al Estado nacional

De acuerdo a la Administración Federal de Ingresos Públicos, La Nación dejó de pagar 150 millones de pesos de capital, que con los intereses acumulados asciende a 330 millones de pesos.

La Corte aun no se ha manifestado sobre el expediente. Cabe mencionar que el ministro de la Corte Carlos Fayt, de 96 años, está casado con Margarita Escribano, hermana del miembro del directorio de La Nación José Claudio Escribano