Nota de Tiempo Argentino

La rutina diaria del gobernador de San Juan, José Luis Gioja, tiene sus particularidades desde que logró recuperarse de la fatídica jornada del 11 de octubre. Aquel día soleado, en el último tramo de la campaña electoral, el helicóptero en el que Gioja y sus colaboradores pretendían regresar de una recorrida por el departamento de Valle Fértil se desplomó desde la altura. La polvareda de la cancha de fútbol usada para aterrizar ocultó unos cables de alta tensión, el choque con las aspas produjo la rotura del rotor.

Cuatro meses después, tras 45 días en terapia intensiva del Hospital Rawson de la capital sanjuanina, más otro mes de internación en el Hospital Italiano de Buenos Aires, Gioja está regresando -paulatinamente- a la actividad pública. Esa gradualidad, que incluye dos prácticas de ejercicios musculares por día, para fortalecer brazos y piernas, tiene sus excepciones. A la hora de hablar de política, de la situación económica, y de las perspectivas electorales del peronismo con respecto a 2015, Gioja se muestra activo, informado y dispuesto a intervenir en los debates que recorren al Frente para la Victoria.

Aunque una multitud de sanjuaninos lo pudo saludar el día de su regreso, cuando se trasladó en combi hasta la gobernación, Gioja está preparando su retorno a los discursos al aire libre, en actos masivos: el sábado 22 de febrero, hablará en el cierre de la Fiesta Nacional del Sol, una celebración tradicional que tendrá lugar en el autódromo de Zonda. Se trata de un circuito de carreras famoso a nivel mundial, con las tribunas de los espectadores enclavadas en los cerros. Cuando se le pregunta por el escenario económico tras la devaluación del jueves 23 y viernes 24 de enero, la profundización del programa Precios Cuidados y el reciente anuncio del nuevo índice de precios, Gioja se muestra optimista. E insiste -varias veces a lo largo del reportaje- en transmitir su confianza. “Las medidas que se tomaron son las acertadas. Han hecho competitivas de vuelta a las economías regionales. Soy muy optimista en cuanto a la situación de aquí en más”, subraya. En materia política, Gioja ratifica la centralidad del justicialismo dentro del FpV y advierte dificultades en el proyecto que busca modificar la ley de Reforma Política para cambiar el mecanismo de las primarias. La reforma de las PASO, que está siendo analizada en el oficialismo, permitiría que dos precandidatos presidenciales que compiten puedan, luego del resultado, al conocerse quién salió primero y quién segundo, integrarse en una fórmula común. “Mi experiencia me dice que el candidato a vice tiene que ser un hombre de absoluta confianza del candidato a presidente. Para que después no haya desinteligencias”, señala.

–¿Cómo asimiló el hecho trágico que tuvo que enfrentar?

–No es grato acordarse de cosas que son complicadas, pero es la realidad. Cuando el helicóptero llega a Ischigualasto, la cancha en la que aterriza estaba bien regada, de manera que no levantó tierra. Pero eso habría sido a las 9 o 9:30 de la mañana. A las 3 de la tarde, se imagina, con el sol y el calor que hace en San Juan, se levantó una polvadera tan intensa que no se veía prácticamente nada. Eso generó algún nerviosismo en todos. A lo mejor también en el piloto. Porque se le escapó el rumbo que debía tomar, él tenía que virar 180 grados para salir. Y como no se veía nada, fuimos a dar contra unos cables de alta tensión, lo que produjo la rotura del rotor del helicóptero y empezamos a dar vueltas, antes de caer. Yo me acuerdo hasta ahí, hasta ese momento. Después fueron cuatro meses de internación, con una atención muy buena en el Hospital Rawson, el hospital público de San Juan. Y luego, el resto de la recuperación en el Hospital Italiano de Buenos Aires. A los dos hospitales les quiero mandar un reconocimiento especial. Gracias a eso podemos estar hablando ahora. Hoy estoy en un 70%, 75% de mis capacidades. He retomado mis funciones de gobernador, con tiempos restringidos. Pero hemos reasumido y estamos trabajando en equipo.

–¿Y cómo ve la realidad argentina al regresar a la función pública?

–Aquí han habido, sin ninguna duda, sectores interesados en cambiar el rumbo, en generar algunas complicaciones. Pero esto se está normalizando. Más que normalizando, se está ratificando el rumbo. Las medidas que se tomaron son las acertadas. Han hecho competitivas de vuelta a las economías regionales con el tipo de cambio. Estamos viendo que las cosas tienden a normalizarse. Y, la verdad, soy muy optimista en cuanto a la situación de aquí en más. La Argentina tiene todos los recursos y todas las posibilidades de seguir este camino de combatir la marginación, de justicia social, y que haya trabajo para nuestra gente. Eso es lo que más hay que cuidar, y se está cuidando. Hay que terminar con la especulación, cortar las cadenas de intermediación. En todo lo que signifique perjuicios para la gente hay que prender la luz roja. Insisto: soy muy optimista. La presidenta está conduciendo la Argentina, lo está haciendo muy bien. Y va a terminar su mandato de la mejor manera.

–Dirigentes que provienen del peronismo, como Jorge Yoma y Felipe Solá, dijeron que el gobierno iba a terminar como el mandato de Raúl Alfonsín. ¿Qué opina?

–El que tenga un programa de gobierno distinto que lo dé a conocer. Estas son las reglas de juego. Lo demás es conspirar contra la democracia. Los tiempos se van a cumplir muy bien. Y creo también que en el FpV, que tiene como cabeza y columna vertebral al justicialismo, nos vamos a rearmar muy bien y vamos a usar muy bien también ese instrumento que ha servido para democratizar los partidos, las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias.

–A fines de enero se produjo un corrimiento en el valor del dólar. ¿Cómo impactará esa decisión en su provincia, que tiene un perfil minero? ¿Es favorable o perjudicial?

–Es favorable, porque además de la minería aquí hay un fuerte complejo industrial vinculado a la vitivinicultura, a la agricultura. Nos hace mucho más competitivos.

–En los últimos años hubo un boom de consumo, con un poder adquisitivo en dólares relativamente alto. Las recientes medidas configuran un escenario distinto. ¿Cómo serán las paritarias?

–Tanto en el gobierno como en los representantes de los trabajadores siempre ha habido responsabilidad. Ha habido mucha sabiduría por parte de los dirigentes gremiales para encontrar el equilibrio entre la mantención del puesto de trabajo y el salario a percibir. Es muy fácil decir que sí a determinados aumentos y después no poder hacerles frente. La madurez, la responsabilidad, y la racionalidad, van a terminar primando. Todos los procesos de negociación salarial son complicados. Los acuerdos van a llegar, las paritarias van a funcionar, y los trabajadores van a seguir teniendo la remuneración que se merecen. Lo que se intenta es mantener las fuentes de trabajo. Evitar ajustes, despidos. Evitar experiencias que ya ha tenido la Argentina, en las que el más perjudicado ha sido siempre el trabajador.

–Ya se consolidaron dos precandidaturas a presidente por el FpV: la del gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, y la del gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri.

–Súmele a (Juan Manuel) Urtubey. Que ha dicho, también, que quiere ser. Las PASO van a ser para eso. Pero primero hay que lograr los mejores acuerdos que se puedan. Y si no hay acuerdo general, que tal vez es difícil, la gente va a decidir en las PASO. Todo el que se sienta justicialista, que tenga este pensamiento o esté cerca de este pensamiento, para mí tiene todo el derecho y hasta la obligación de ir y jugar en las PASO en el FpV.

–¿Usted se imagina como candidato a vicepresidente, integrando alguna fórmula?

–Falta mucho todavía. Yo siempre digo que no hay que almorzarse la cena.

–Usted en un reportaje reciente, en Radio Del Plata, elogió a Daniel Scioli.

–A mí me preguntaron por Daniel Scioli y yo dije que era un dirigente representativo del peronismo. Y lo ratifico. Esto se define en las las PASO. Y probablemente Daniel sea uno de los candidatos que compitan. Mi aspiración es que ninguno juegue por afuera y que todos podamos hacer la unidad posible. Y que las PASO nos sirvan, como le sirvieron mucho a la oposición. Ahora nos tienen que servir a nosotros.

–Lula fue determinante para que Dilma Rousseff fuera la candidata en Brasil. ¿Cuál cree que va a ser el rol de la presidenta Cristina Fernández?

–Va a tener un peso importante si ella tiene decisión de apoyar o de bancar a algún candidato. Por lo que vi en las últimas elecciones, ella no intervino prácticamente. Por lo menos en distritos como el mío. Pero no quita que ella pueda tener alguna preferencia. Hasta ahora no lo sé. De ser así, va a tener un peso importante.