El jefe de Gabinete del gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, calificó hoy de ridículas las órdenes judiciales que prohíben la construcción de las aulas container que propuso la administración porteña para cubrir las más de 9 mil vacantes que faltaron.

En ese sentido, Larreta manifestó "Que la Justicia no deje dar clases a los chicos porque las construcciones son de durlock es ridículo".

"Lo que hizo (el juez, Andrés) Gallardo es que chicos que podrían haber ido al Lengüitas no puedan ir", agregó el funcionario y acusó al magistrado de preferir que los chicos no vayan a clases.

Al respecto, señaló: "Que no permita construir en durlock es un disparate. Siempre vamos a priorizar dar clases a la mayor cantidad de chicos".

El juez del fuero Contencioso Administrativo interpuso ayer una medida cautelar para prohibir "la utilización de containers o módulos metálicos para albergar alumnos, de cualquier nivel" en la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas Sofía Bronquen de Spangenberg, del barrio de Palermo.

A su vez, intimó al Ejecutivo para que en 48 horas presente los planos de obra que implementará en la escuela, el cronograma de su ejecución y los certificados de habilitación que garanticen las medidas de seguridad necesarias para la comunidad educativa.

En caso de que el Ministerio de Educación no cumpla con las obras antes del inicio de clases, el 5 de marzo, el juez dispuso que el ministro Esteban Bullrich pague de su bolsillo una multa diaria equivalente a diez pesos por cada alumno afectado. El fallo podría dar lugar a otras cautelares semejantes.

Que no permita construir en durlock es un disparate

En el fallo, Gallardo rechazó "la utilización de containers o módulos metálicos para albergar alumnos, de cualquier nivel" en la escuela de Palermo, e intimó al Ejecutivo porteño para que en 48 horas presente los planos de obra que implementará en la escuela, el cronograma de su ejecución y los certificados de habilitación que garanticen las medidas de seguridad reglamentarias.

El escrito describe "tres containers o módulos metálicos, de medidas extremadamente reducidas (aproximadamente 2 por 4 m), con una puerta de acceso y una sola ventana pequeña". Y los cuestiona por tratarse de "sitios sumamente precarios, con los paneles que forman paredes unidos de manera irregular, y con instalaciones eléctricas deficientes, con cables a la vista que se encuentran directamente apoyados sobre las estructuras metálicas".