Nota de Tiempo Argentino

La paritaria nacional docente pasó a cuarto intermedio hasta el próximo lunes, luego de que el gobierno se comprometió a prescindir de la posibilidad de proceder a un aumento de salario "por decreto" y los sindicatos suspendieran las medidas de fuerza que habían anunciado en la previa de la segunda reunión en el Ministerio de Educación.

Así lo confirmaron a Tiempo Argentino dirigentes de los gremios que asistieron al diálogo. Los consultados agregaron que "no se habló de porcentajes salariales" y que se acordó continuar con ese tema el lunes próximo. Pero antes, mañana y el viernes, se reunirá la subcomisión técnica salarial de la paritaria, en cuyo marco las partes intentarán pulir la amplia distancia que existe entre la propuesta oficial y los reclamos de los trabajadores.

El secretario General del Sadop (docentes privados), Mario Almirón, celebró en diálogo con este medio que ayer la negociación comenzara con la advertencia del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, de "terminar la paritaria aunque sea por decreto" pero finalizara con la marcha atrás de esa posibilidad. Los trabajadores, de acuerdo con Almirón, leyeron esa decisión como un triunfo parcial porque "garantiza el funcionamiento de la paritaria". No obstante, los sindicatos debieron conceder la suspensión de los paros que estaban previstos.

Por su parte, Sergio Romero, titular de la Unión de Docentes de la Argentina (UDA), coincidió con la apreciación de Almirón al evaluar el saldo del encuentro en el Palacio Pizzurno como "un logro de los gremios docentes". UDA y los demás sindicatos de la educación asociados a la CGT (Sadop, CEA y Amet) habían previsto un paro por 72 horas desde el 5 hasta el 7 de marzo.

Los paritarios estuvieron más de cuatro horas dentro del ministerio a cargo de Alberto Sileoni pero la reunión se realizó en forma fragmentada y con varios cuartos intermedios en los que las partes aprovecharon para consultas internas y reuniones separadas. Pero según las fuentes, el diálogo de ayer versó únicamente sobre el tema del aumento unilateral y sobre las medidas de fuerza.

Sin embargo, Almirón consignó que aunque no fue uno de los ejes de la discusión, los gremios reiteraron su rechazo a la propuesta de una suba del 22% en tres partes. Además, tuvieron la oportunidad de argumentar su decisión de no aceptar la propuesta de un plus de 2000 pesos en concepto de premio por presentismo. El gobierno, aseguró el dirigente, escuchó pero se reservó la respuesta para la reunión del lunes. Al respecto, Romero agregó que "las diferencias siguen siendo marcadas", al punto de que "si (ayer)se hablaba de porcentajes, el lunes no iba a haber ninguna reunión". En cambio, diferenció que "hoy (por ayer) nos llevamos el compromiso de seguir dialogando", y admitió las expectativas de los docentes con esa cita de la semana que viene.

Ayer se desconocía aún el horario de las reuniones técnicas pautadas para mañana y el viernes, y del tercer encuentro paritario, previsto para el lunes. La sede será una vez más la de la cartera educativa.

Tras la reunión, la titular de CTERA, Stella Maldonado, fue la primera en brindar detalles de lo ocurrido puertas adentro. Ante la prensa reunida en la vereda del Palacio Pizzurno, la dirigente docente enumeró lo pautado de cara al lunes y destacó que "es importante que la sociedad sepa que tenemos voluntad de diálogo y que vamos a hacer lo imposible para alcanzar un acuerdo".

Otro conforme con el resultado de la mesa fue Roberto Baradel, titular del gremio Suteba, de docentes bonaerenses y afiliado a la CTERA. El dirigente señaló que "el gobierno volvió a dar sus argumentos" pero "entendió que tiene que avanzar en una negociación" en lugar de proceder con un incremento por decreto. En ese orden, Baradel resaltó la voluntad de los educadores de llegar a un acuerdo en el corto plazo sin afectar el comienzo de las clases. Finalmente, destacó que si bien no hubo ofrecimientos concretos de la administración nacional, "los docentes ratificamos nuestros planteos”.

Eduardo López, de la UTE (docentes de la Ciudad de Buenos Aires, también afiliados a CTERA), se manifestó en línea con Baradel cuando destacó "la voluntad de todos los gremios y de las autoridades de intentar un acuerdo". El referente educativo reconoció también sus expectativas con la posibilidad de ampliar el acuerdo al tema salarial en concreto. López expresó también que además de las reuniones pautadas "vamos a estar a disposición sábado y domingo si es necesario para llegar a una respuesta que satisfaga a los docentes".

El encuentro de ayer en el Ministerio de Educación arrancó a las 16:30, una hora y media después de lo previsto debido a que los convocados de ambas partes demoraron en llegar a la cita. Capitanich se presentó después de una hora, retrasado por su agenda de reuniones. Los docentes lo hicieron pasadas las 15, luego de superar inconvenientes con el tránsito.

Las tardanzas aportaron lo suyo al clima de tensión que dominó luego la extensa mesa de negociaciones. La decisión del gobierno de no presentar una nueva oferta sorprendió a los docentes, que se tomaron varios tramos para debatir a solas la manera de continuar con la discusión. Voceros de Educación describieron el marco de nerviosismo que rodeó el encuentro, un estado que atribuyeron a las advertencias docentes de parar en caso de no obtener un aumento acorde con las expectativas. Las fuentes destacaron no obstante "el deseo de evitar el decreto" y defendieron el porcentaje del 22% ofrecido por el gobierno el viernes de la semana pasada: "En lo global, se arrimaba a diciembre con un 26,8%", calcularon.

Por la mañana, en su habitual conferencia de prensa en Casa Rosada, Capitanich salió a marcar la cancha antes del encuentro pautado para la tarde cuando señaló que el gobierno haría una "propuesta final" durante la reunión. En ese marco, cargó contra las decisiones ya tomadas por los congresos docentes de ir a medidas de fuerza en caso de no registrar avances en la paritaria porque, según entendió, "no generan el mejor ambiente" para las negociaciones.

En ese marco, el funcionario indicó que "el desafío" es "generar racionalidad en los procesos de negociación" con el fin de "seguir construyendo educación pública de buena calidad" y en ese aspecto remarcó que "el Estado ha hecho un esfuerzo extraordinario en los últimos diez años" que "es necesario reconocer".

Metalúrgicos retoman

En el marco de las negociaciones que comenzaron a entablar las seis cámaras que integran el bloque de empresarios metalúrgicos y el sindicato de la actividad, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), ayer las autoridades de las entidades patronales mantuvieron un encuentro para unificar posiciones de cara a la reunión que sostendrán hoy con el sindicato.

En ese sentido, Fernando Ruiz y Blanco, gerente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (Camima), le dijo a Tiempo Argentino "tenemos que esperar un poco más. en el encuentro desarrollamos algunos lineamientos en forma general. Por eso nos vamos a volver a juntar mañana (por hoy) antes de ir a la reunión con la UOM".

Sobre los temas pendientes de debate entre los empresarios, Ruiz y blanco dijo que el sentido de la cita de mañana es "poder redondear nuestras ideas. Hay consultas con las comisiones pendientes. Ese es el tema pero hay varios aspectos en duda vinculados con la forma en que se va a implementar, si son dos cuotas como pidieron o no. No hay definiciones todavía".

La reunión de hoy será a las 15 en la sede de la UOM, que pidió $ 1400 de recomposición salarial para 2013, ante sde discutir el acuerdo de este año.

Conflicto de siderar y camioneros

Siderar calificó ayer de "ilegítimo" el bloqueo que lleva adelante el Sindicato de Choferes de Camiones en las plantas que la compañía posee en las localidades bonaerenses de Ensenada, San Nicolás y Canning, y advirtió que esta situación impide "el despacho de 9000 toneladas diarias de chapa de acero destinadas a la industria de la construcción, al sector automotriz, el agro y la línea blanca".

La medida de fuerza arrancó el lunes por el despido de 18 choferes, según denunció el sindicato, que la calificó como "una huelga en forma total (en) los accesos de las plantas de Siderar en San Nicolás y Ensenada".

"De continuar el bloqueo que impide el normal desarrollo del proceso productivo y el despacho previsto de productos terminados, el impacto comenzará a sentirse en la actividad de la industria aguas abajo y en los propios empleados de Siderar que no podrán realizar sus tareas habituales", subrayó la empresa. Mientras que Camioneros indicó que mantenía negociaciones con representantes de Siderar y de la transportista Vilaltella y Vals SA, contratista de la siderúrgica, la empresa dijo que busca que "se canalice por las vías legales correspondientes".