La ministra de Industria, Débora Giorgi, aseguró que la reforma del Banco Central impulsada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner “permitirá orientar el sistema financiero hacia las inversiones productivas”. Y agregó que “el capital en los bancos debe dirigirse a financiar la economía real, para profundizar la reindustrialización y la generación de más puestos de trabajo”.

En esta línea, la ministra sostuvo, a través de un comunicado, que con la iniciativa de reforma “la Presidenta le devuelve al Banco Central el rol de protagonista a la hora de promocionar el desarrollo, incentivando el crédito para la inversión a largo plazo, tal y como tienen las economías modernas”.

“Un Estado presente articula acciones con el sector financiero para favorecer el proceso de desarrollo económico a partir de herramientas de financiamiento competitivas y accesibles para todos los actores industriales” dijo Giorgi, agregando que “este Gobierno ya está transitando ese camino, con un modelo que ha llevado a cabo una intensa política en este ámbito, tanto para grandes como para pequeñas empresas”, aseguró.

Giorgi detalló que el Gobierno ha puesto en marcha en 2011 “líneas de créditos destinadas a pymes, que ya financiaron más de 8.000 proyectos con $2.000 millones y que involucran en total 250.000 puestos de trabajo, además del Programa del Bicentenario que ya entregó préstamos a tasas de un dígito por más de 6.000 millones de pesos”.

El Fondo del Bicentenario ya aprobó –hasta febrero pasado- 347 proyectos productivos, de los cuales el 63% fueron otorgados a pequeñas y medianas empresas de todo el país. Estos préstamos –a tasa fija en pesos del 9,9% anual, a pagar en 5 años y con 1 de gracia- impulsaron inversiones por más de 10.000 millones de pesos que traccionan a las distintas economías regionales y permitirán crear más de 22.000 puestos de trabajo en todo el país.