El fiscal de Cámara, Gabriel Unrein, explicó hoy que se suspendió el desalojo de la toma del predio de Villa Lugano por falta de condiciones, ante la "falta de cooperación entre la Policía Metropolitana y fuerzas federales". Se espera una conferencia de funcionarios porteños.

En ese sentido, indicó que "la fiscalía es la que elige las fuerzas" para este tipo de operaciones.

"Le ordenamos a Gendarmería, Prefectura y Policía Federal y al secretario (Sergio) Berni y ellos se negaron porque entienden que la Policía Metropolitana tiene las fuerzas", agregó. 

Según explicó el fiscal, dentro del predio había personas con "armas de fuego, gente con cuchillos, gente alcoholizada y gente drogada" por lo que "no se podía armar un cordón de seguridad sin riesgo para los efectivos".

"No se produjo cooperación con la Policía Federal y no están dadas las condiciones. El juez (Gabriel) Vega dispuso suspender la medida por la falta de cooperación con las fuerzas federales, Policía Federal y Gendarmería; y agregó como fundamento lo avanzado de la hora".

Por último, Unrein anticipó: "Ahora se va a solicitar la cooperación de las fuerzas federales".

Ahora se va a solicitar la cooperación de las fuerzas federales

La Metropolitana se había presentado en el predio ocupado de Villa Lugano con una orden de allanamiento y desalojo pero finalmente no se utilizó la fuerza pública. Se abrió nuevamente el canal de diálogo tras una reunión de vecinos del lugar con el Defensor Adjunto de la Ciudad de Buenos Aires.

Los diputados Marcelo Ramal, Alejandro Bodart y Gustavo Vera confirmaron que los efectivos de la Policía Metropolitana se retiraron del lugar y que "se cayó la orden judicial de desalojo".

Ramal informó que los legisladores se reunirán "a puertas cerradas" con funcionarios del gobierno porteño en la Unidad de Gestión, para definir la situación derivada de la "crisis de viviendas" en la Ciudad.