Hacía un tiempo que el grupo PSA Peugeot Citroën (PSA) y General Motors (GM) habían corrido en los medios el rumor de una sociedad. La semana pasada, las versiones se hicieron realidad: ambas compañías crearon una alianza estratégica mundial basada en la posibilidad de compartir plataformas de vehículos, componentes y módulos; y en la creación de un joint-venture de compras a estala global para productos y servicios, con un volumen de compras combinado de alrededor de 125 mil millones de dólares.

En una primera fase, PSA y GM se concentrarán en vehículos de pasajeros pequeños y medianos, monovolúmenes y crossovers. Luego, ambos socios prevén desarrollar en conjunto una plataforma para vehículos con bajas emisiones de CO2. Los primeros rodados surgidos de una plataforma común se comercializarán a partir de 2016.

No obstante, cada empresa comercializará sus vehículos de manera independiente y en competencia, según se anunció.
A raíz del acuerdo, las compañías compartirán algunas plataformas, módulos y componentes sobre una base mundial para ampliar los volúmenes, y reducir los costos vinculados al desarrollo de tecnologías nuevas y de métodos para disminuir las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

El acuerdo permitirá a PSA y GM operar bajo una estructura de compra única a escala mundial para sus aprovisionamientos de materias primas, componentes y servicios desde sus proveedores, beneficiándose al compartir conocimientos, volúmenes, plataformas y piezas estandarizadas.

Economía

En el marco de la alianza, PSA Peugeot Citroën deberá aumentar su capital en alrededor de mil millones de euros, por medio de la emisión de acciones preferenciales para los accionistas del grupo. La emisión estará garantizada por un consorcio de bancos e incluye una participación del grupo familiar Peugeot –principal accionista de la compañía-, como una señal de confianza.

A su vez, GM ingresará en el capital de PSA con una participación del 7% en el total de las acciones, convirtiéndose en el segundo principal accionista. El acuerdo no implica una disposición en relación a la conducción de PSA.

El convenio no reemplaza los planes de acción establecidos por cada grupo en Europa para recomponer sus respectivas rentabilidades, afectadas por la crisis económica global.

El acuerdo también prevé áreas de cooperación adicionales. Entre ellas, resaltan la logística y los transportes. Para eso, GM tiene la intención de establecer una cooperación estratégica y comercial con Gefco, filial de PSA, que garantizaría su logística en Europa y en Rusia.

La cartera de marcas de GM comprende a Chevrolet, Cadillac, Baojun, Buick, GMC, Holden, Isuzu, Daewoo, Jiefang, Opel, Vauxhall y Wuling. Por su parte, PSA abarca a Peugeot y Citroën, que vendieron 3,5 millones de vehículos en 2011 (el 42% de ellos fuera de Europa). Además, las actividades del grupo francés se extienden al financiamiento (Banco PSA Peugeot Citroën Finance), la logística (Gefco) y el equipamiento automotor (Faurecia).