Cada 30 horas es asesinada una mujer en Argentina. El número surge del año 2013 en el que se produjeron 295 femicidios a manos de sus parejas o ex parejas de las mujeres en las casas de las víctimas. Estos crímenes dejaron a 405 huérfanos entre niños y niñas, de acuerdo al informe de La Casa del Encuentro.

El relevamiento de la ONG, presentado en la sede de Naciones Unidas en Buenos Aires, identificó que 39 hombres y niños murieron al quedar en la "línea de fuego" del femicida o fueron asesinados para "castigar" a las mujeres, lo que se denomina femicidio vinculado, cifra que se incluyó dentro del total de casos registrados al monitorear noticias publicadas en 102 medios de comunicación del país y en las agencias de noticias Télam.

Fabiana Tuñez y Ada Rico, titulares de la organización, propusieron en el Congreso Nacional que se sancione un proyecto por "Privación de Patria Potestad de padre condenado por homicidio agravado conforme al artículo 80 inciso 11 del Código Penal de la Nación Argentina de las hijas e hijos en común con la víctima”. 

"Según la organización, los femicidios registrados durante 2012 fueron 255, mientras que el año pasado ese número aumento en 40 casos más".

Esto se debe a que se reiteran los casos en los que los femicidas reclaman la custodia de los hijos que dejaron huérfanos. Tal es el ejemplo de la hija de Marisel Zambrano, joven jujeña muerta en manos de José Zerda el 13 de julio de 2008, cuando la niña tenía 9 meses, y que ahora con 6 años podría ir a vivir con su padre que la dejó al lado del cadáver de su mamá. 

Según Rico, Zerda “está haciendo un juicio a la familia de Marisel por la tenencia de la hija, mientras una jueza obliga a la nena a ver al femicida de su mamá dos veces por semana. Un caso emblemático”, le confirmó a Télam.

Números que asustan

Según la organización, los femicidios registrados durante 2012 fueron 255, mientras que el año pasado ese número aumento en cuarenta asos más. Dentro del informe se revela que 186 homicidios de género fueron perpetrados por parejas o ex parejas, de las cuales 112 tenían entre 19 y 30 años y que el hogar es el lugar más inseguro para las mujeres en situación de violencia ya que 156 de ellas fueron asesinadas en su casa.

De todas estas muertes, 83 mujeres fueron muertas con armas de fuego; 64 fueron apuñaladas, mientras 37 murieron por los golpes y 17 fueron incineradas.

Según la estadísticas que se producen del cruce de datos, de todas estos asesinatos 11 estaban embarazadas, 32 habían realizado denuncias por malos tratos, 14 habían logrado órdenes de exclusión o restricción para los violentos.

En este marco, la ONG realizó algunos reclamos para que en el anteproyecto de la reforma de Código Penal. no se erradique esta violación a los derechos humanos, oficinas de atención a víctimas en todas las provincias, la garantía del acceso a la justicia para ellas y sus hijos y capacitaciones a todas las personas involucradas en la temática.

Por último, Tuñez y Rico aseveraron que "es necesario considerar a la violencia sexista, como una cuestión política, social, cultural y de derechos humanos, de esta forma se podrá ver la grave situación que viven las mujeres, niñas y niños en la Argentina como una realidad colectiva por la que se debe actuar de manera inmediata”.