El Colegio Guido Spano, cuyo cierre evitaron este verano sus trabajadores al conformar una cooperativa que asumió la gestión del establecimiento, iniciará mañana las clases en sus tres niveles con la misma matrícula y el mismo plantel de profesores que tenía hasta el 2 de enero, lo que es considerado “un gran logro” de toda la comunidad educativa.

"Esperamos el inicio de clases con mucha ansiedad y trabajo", dijo el presidente de la cooperativa, Javier Lamónica, y precisó que la matrícula es la misma que había el 2 de enero.

"La recuperamos totalmente y esperamos aumentarla pues aún hay posibilidades de pase y suele haber un efecto rebote de inscripciones en marzo", afirmó.

El ciclo lectivo comenzará formalmente con un acto convocado para las 12.45 en las puertas del Guido Spano, Billinghurst 1355, al que invitaron a funcionarios de distintas reparticiones.

“Para nosotros será muy especial porque condensa todo lo que trabajamos hasta acá", dijo Lamónica, que es además profesor de Historia.

Para dar cuenta de su transformación de un colegio de gestión privada con subsidio estatal a uno de gestión cooperativa, cambió su nombre a Instituto Educativo Nuevo Guido Spano

Para dar cuenta de su transformación de un colegio de gestión privada con subsidio estatal a uno de gestión cooperativa, cambió su nombre a Instituto Educativo Nuevo Guido Spano y el logo sumó la figura de dos pinos, símbolo internacional del cooperativismo.

"Fundado en 1922/Refundado en 2014", puede leerse en el nuevo estandarte de la institución.

Cierre del colegio

El 31 de diciembre, sin previo aviso, un camión de mudanza intentó llevarse mobiliario y documentación del colegio tras la orden de desalojo por un litigio entre dos sociedades anónimas. Dos días después, la empresa que alquilaba el inmueble comunicó el cierre.

Inmediatamente docentes, no docentes y padres comenzaron a debatir formas de continuidad. La idea de hacerlo como cooperativa cobró forma cuando se reunieron con autoridades del INAES que los asesoró sobre los pasos a seguir.

El Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) les otorgó además un subsidio para reacondicionar el edificio; el gobierno porteño se comprometió a seguir subsidiando el 60% de los salarios y el Ministerio de Trabajo de la Nación les otorgó un subsidio a las personas para empresas en crisis, por dos meses.

El 8 de enero el Guido Spano se constituyó como cooperativa; el 30 firmaron un contrato de locación por 6 años con los dueños del edificio y el 14 de febrero la Justicia levantó la clausura y entregó las llaves del inmueble a la nueva conducción del colegio.