La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas, publicó un trabajo de investigación en su última revista oficial en la que propone modificar la forma en que se mide el Índice de Desarrollo Humano “para reforzar su capacidad de análisis en la materia”. Atendiendo a los cambios propuestos por la especialista María Andreina Salas-Bourgoin, Argentina se ubica en el primer lugar regional en materia de educación, empleo e ingresos, segundo en salud y tercero en libertades públicas.

En su artículo, la autora explica que “el Índice de Desarrollo Humano es un indicador compuesto, diseñado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con el propósito de hacer seguimiento a los avances en el desarrollo de los países y ofrecer información útil en el diseño de políticas públicas. Desde su primera publicación en el Informe sobre Desarrollo Humano de 1990, es referencia mundial en la divulgación del desempeño de las naciones en su camino hacia el desarrollo y punto de partida en el establecimiento de clasificaciones”. En la actualidad, el índice está formado por tres dimensiones: salud, educación e ingreso. Desde la CEPAL, Salas-Bourgoin propone que se incorporen dos categorías: empleo y libertades públicas.

El empleo, se indica, es la condición de la que "no sólo derivan los ingresos que permiten la satisfacción de necesidades materiales del individuo y la superación de la pobreza, sino también la dignificación del hombre".La democracia, en tanto, se valoriza "como forma de gobierno de la que deriva el mayor respeto y garantía de las libertades individuales y colectivas, en consonancia con el desarrollo y la calidad de vida".

Argentina se ubica en el primer lugar regional en materia de educación, empleo e ingresos

Una lectura del IDH modificado propuesto por la CEPAL muestra que la República Argentina ocupa sólidas posiciones en comparación con otros países de América Latina e incluso de Europa. Nuestro país está en el primer lugar en materia de educación, ingresos y empleo, segundo en salud después de Uruguay y tercero en libertades públicas después de Uruguay y Brasil.

En definitiva, el resultado global posiciona a la Argentina en el segundo lugar de América Latina, después de Uruguay, e incluso en un nivel general más elevado que España. Mientras Argentina refleja un índice de 0,709 (cuanto más cercano a 1 mejor), Uruguay alcanza el 0,742 y España un 0,706. La superación de Argentina a España es destacada directamente por el organismo. Al hacer referencia a la modificación de las escalas cuando se pasa del IDH al IDH modificado, la autora explica: “Países como Alemania y España bajan de posición en la jerarquía, principalmente debido a la influencia del empleo en el IDH modificado. El primero, es superado por Dinamarca, Suecia y Suiza; el segundo, por la Argentina, Panamá, Portugal, Lituania y Eslovaquia, por ejemplo”.