El juez fededal Sebastián Casanello se refirió a los tiempos que maneja la Justicia y afirmó que “la presunción de que no quieren laburar es incorrecta. El diagnóstico de que es más lento es cierto, la Justicia es más lenta que los medios”. Asimismo, reconoció que "un juez no tiene tanto margen de maniobra".

A la vez, el juez, que habló por primera vez ante las cámaras de televisión, hizo referencia al rol de los medios de comunicación y aseguró que “un juez que actúe en base a la presión mediática de imputar o no imputar sería un mal juez. Para cumplir con nuestras obligaciones tenemos que ser imparciales”.

Además, consideró que hay "una tendencia muy argentina de sospechar de todo".

De todos modos, afirmó en diálogo con el programa Inimputables de CN23 que "un juez tiene que salir a hablar porque si no puede haber una impresión equivocada de lo que es la Justicia”.

También destacó que "el problema no es la presión, el problema son las personas presionables. Tenemos que abstraernos de las presiones".

En cuanto a las parodias de parte algunos medios dijo que "molestan y son casi injuriantes” pero “los jueces tienen que estar acostumbrados a recibir agravios”.

“Un juez no puede hacer con una causa lo que se le antoje porque hay herramientas para un control institucional"

Casanello dijo que no cree ni se “animaría a decir que hay falta de voluntad política” para activar llevar determinadas causas a la Justicia. El magistrado aclaró que “un juez no puede hacer con una causa lo que se le antoje porque hay herramientas para un control institucional, no se puede meter una causa en la caja fuerte y decir basta la freno ahí”.

El magistrado señaló que le parece "fantástico que la ciudadanía, los medios, pidan celeridad, todos buscamos celeridad" y aceptó la idea de que "la justicia lenta no es justicia, lo sabemos todos".

Respecto a las versiones que lo vincularon con La Cámpora, señaló: "No tenemos relación de amistad con Mariano Recalde. Nunca cursamos juntos ni en el Nacional Buenos Aires ni en la facultad. Esa versión un mito". Pero Casanello fue más allá y amplió sobre qué opina de la relación entre el Poder Judicial y los demás poderes. Al respecto, el magistrado consideró que "un juez no puede hacer política". Y cerró: "Yo no hacía política ni en la facultad".

También desmintió otra versión que lo relacionó con el kirchnerismo: "Nunca fui a un encuentro de Justicia Legítima. Sí fui a los encuentros de presentación institucional de los proyectos de reforma del Código Penal". En relación con esto, aprovechó para hablar de la lentitud de algunas causas, subrayó que uno de los problemas está en que "el código de procedimientos es copia del código napoleónico de 1808".

En referencia a las causas de enriquecimiento ilícito el juez las definió como “complejas” y consideró que “se generan a partir de una exposición que el propio funcionario hace a partir de su estilo de vida”.

Sobre la causa de las escuchas telefónicas que involucran al Jefe de Gobierno de la Ciudad, Casanello fue contundente: “Macri está procesado”, aunque subrayó que "para llevarlo a juicio faltaban pruebas".