Los investigadores de la causa por el asesinato de Marisol Oyhanart lograron elaborar un identikit a partir del relato de dos testigos que vieron a un hombre recorrer la zona donde fue encontrado el cuerpo de la maestra jardinera en la localidad de Saladillo.

El dato lo aportaron dos mujeres que también utilizaban la zona para hacer ejercicio y les llamó la atención la presencia de un hombre que fue visto en el lugar donde desapareció la víctima.

En la investigación a cargo de la fiscal Patricia Hortel todavía falta saber el resultado de las pruebas genéticas. Los investigadores no descartan ninguna hipótesis y hasta están averiguando posibles relaciones paralelas de ella o su marido, a partir de las llamadas entrantes y salientes de los celulares.

Oyhanart salió el lunes último, a las 15.15, de su casa para hacer ejercicio en una zona de quintas, pero no regresó y su esposo denunció la desaparición.

El dato lo aportaron dos mujeres que también utilizaban la zona para hacer ejercicio

Al día siguiente, alrededor de las 7, el cuerpo sin vida de la mujer fue hallado con la misma ropa que vestía cuando salió a realizar una caminata y, a pocos metros del lugar, fueron encontrados sus lentes y sus auriculares, pero no el celular con el que escuchaba música mientras realizaba actividad física.