Tiempo Argentino

Los investigadores del crimen de Marisol Oyhanart, la mujer que fue estrangulada en la ciudad bonaerense de Saladillo y apareció muerta el pasado martes, elaboraron un identikit del hombre que, según los testigos, estuvo cerca del lugar donde la víctima fue vista con vida por última vez. Los policías buscan determinar quién es ese hombre, si tiene o no alguna vinculación con el hecho, o si simplemente es un testigo que puede aportar información de relieve a la causa que maneja la fiscal Patricia Hortel.

Las fuentes agregaron que el dato sobre el desconocido surgió de las declaraciones de dos chicas que dijeron haber visto, a la misma hora y en el mismo lugar donde se cruzaron con la víctima, a un hombre.

Marisol fue hallada muerta en un descampado, a pocos metros de la calle de tierra por la que solía caminar todos los días. El cuerpo estaba tirado entre los pastizales, cerca de dos casas de techo de chapa que se encuentran desocupadas hace tiempo. Boca arriba, con una prenda que le cubría la cabeza y vestida con las mismas ropas con las que había salido de su casa el día anterior para caminar un rato: calzas negras, buzo gris con flores rojas y zapatillas de lona blancas. Así apareció la mujer, madre de tres hijos. Unas horas más tarde, fue demorado Sergio Rachit, su marido, porque los investigadores estimaron que existían sospechosos baches en su relato. Sin embargo, luego fue liberado porque la fiscal Hortel entendió que su versión de las horas investigadas era congruente con la realidad.

En este punto, los peritajes sobre el cuerpo de la víctima arrojaron la evidencia de que ella luchó con el asesino para evitar el trágico desenlace. Y su marido, hoy viudo, tenía intacta la piel del cuerpo. Tampoco lo comprometieron los resultados de las pericias realizadas en el vehículo de la pareja, la vivienda que compartían junto a sus tres hijos, y el galpón donde funciona la distribuidora familiar de leña y bebidas.

Marisol fue hallada muerta en un descampado, a pocos metros de la calle de tierra por la que solía caminar todos los días.

Los resultados preliminares de la autopsia realizada en la Asesoría Pericial de La Plata confirmaron que la muerte se produjo entre las 21 del lunes y las 2 del martes por asfixia o estrangulamiento.

Al cierre de esta edición, las autoridades policiales esperaban nuevas órdenes de allanamientos en el marco de la búsqueda del teléfono celular de Oyhanart, que no fue encontrado en la escena del crimen. Fue el secretario de Gobierno local, Mario Buezas, el funcionario que contó que un grupo de chicas había visto sola a la víctima por la zona donde hallaron su cuerpo y que "hay un registro de una llamada telefónica entre las 15:45 y las 16". Los investigadores buscan determinar si otro teléfono se activó en la misma celda en esa franja horaria. Y si pertenece a un hombre con fisonomía similar al identikit.

Por otra parte, la hipótesis de un crimen con móvil económico fue descartada de plano por Soledad, la hermana de Marisol, que admitió que junto a sus hermanos estaban tramitando la herencia de un campo, aunque negó conflictos al respecto.

"La última vez que uno de mis hermanos y Marisol hablaron por teléfono conversaron sobre una herencia familiar. Este tema a ella la ponía un poco nerviosa", dijo la mujer, que se apuró en aclarar que el crimen de su hermana no estuvo vinculado "de ninguna manera" a este asunto.

Sobre los rumores de conflictos matrimoniales, los familiares de Marisol y Rachit coincidieron al señalar que la pareja no había mostrado signos de ruptura. "Es imposible que Marisol o Sergio hayan tenido relaciones extra matrimoniales", adujo José Rachit, el cuñado de la víctima.

"Queremos darle eficacia a la investigación"

La muerte de Marisol causó una profunda consternación en Saladillo, lo que provocó que los principales medios de comunicación del país se trasladaran a la ciudad bonaerense para cubrir el caso.

Ante este escenario, Hugo Matzkin, jefe de la Bonaerense, tuvo que viajar de urgencia y se reunió con la familia y el intendente local, Carlos Gorosito.

"Queremos darle eficacia a la investigación y no terminalidad, de eso hablamos con la familia, nosotros queremos darle pruebas a la justicia, y que él o los autores del hecho realmente no salgan nunca más de la cárcel", expresó Matzkin.
“Los máximos referentes investigativos de la provincia -agregó-, como la Policía Científica y Delitos Complejos, están componiendo esta mesa de crisis para poder esclarecer este hecho con la certeza que la justicia necesita".

Sobre el móvil del homicidio, Matzkin intentó desligar el hecho de un caso más de inseguridad y opinó que "como todo homicidio es una muerte no deseada y provocada, por lo cual las hipótesis son varias, no voy a decir que esto es producto de la inseguridad".

Intendente

"La justicia está trabajando y los autores de este homicidio tendrán la condena que merezcan. Pero de ninguna manera queremos que se termine condenando a cualquiera", dijo el intendente de Saladillo, Carlos Antonio Gorosito.