Nota de Tiempo Argentino

Ocho meses y medio después de la explosión ocurrida en el edificio de Salta 2141 en la ciudad de Rosario, el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) sancionó con 6,5 millones de pesos a la empresa Litoral Gas, tras haber encontrado "13 faltas graves" en la investigación del incidente que causó la muerte de 22 personas en Rosario dejó a más de 70 heridas.

El organismo de control había imputado esos incumplimientos a la concesionaria en octubre del año pasado, pero recién ayer aplicó las sanciones económicas derivadas de la investigación administrativa.

"Luego del extenso análisis probatorio de las actuaciones obrantes en el expediente de esta causa, el ENARGAS penalizó cada una de las faltas atribuidas con la máxima sanción de multa prevista en el Marco Regulatorio", informó anoche el ente público por medio de un comunicado. El conjunto de las multas aplicadas a la concesionaria del servicio de gas trepó entonces a 6,5 millones de pesos.

"Los graves incumplimiento de Litoral Gas y sus formulaciones en los descargos pertinentes, hacen que se deba extender las investigaciones y auditorias a las demás obligaciones que esa Distribuidora debe cumplimentar en la prestación del Servicio Público y su Licencia", agregó el comunicado. Además, el ente le impuso a la firma en la resolución sancionatoria "medidas correctivas a realizar de inmediato".

La explosión dejó como saldo 22 muertos

En paralelo a las sanciones administrativas, una causa judicial sigue su curso en la justicia rosarina por la explosión ocurrida el 6 de agosto pasado. En ese juicio, cinco empleados de la empresa concesionaria fueron procesados por el delito de estrago culposo agravado. Estos son la gerente técnica, Viviana Leegstra; el jefe de inspectores Claudio Tonucci; y tres inspectores identificados como Gerardo Bolaños, Guillermo Oller y Luis Curaba. Su procesamiento fue dictado a fines de febrero por la jueza de instrucción Nº 10 de Rosario, Irma Patricia Bilotta, quien también procesó al gasista que intervino en el edificio el día de la tragedia, Carlos Osvaldo García; su ayudante, Pablo Miño; tres miembros de la administración del consorcio, Mariela Calvillo, Norma Bauer de Calvillo y Carlos Repupilli; y José Luis Allala, un técnico matriculado que había realizado reparaciones en el edificio el unos diez días antes de la explosión.

La explosión del edificio de Salta 2141 se produjo minutos después de las 9 por un escape de gas. Como consecuencia del estallido, que hizo implosionar una de las torres y dañó gravemente las otros dos y edificios linderos.