Las palabras amenazantes del dirigente de Camioneros Pablo Moyano siguen generando reacciones de indignación en el sector político. En este caso, intendentes y diputados nacionales repudiaron las violentas expresiones del hijo del jefe de la CGT opositora.

Primero volvió a referirse a las amenazas el intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez, quien sostuvo este miércoles que las palabras del secretario general de Camioneros, Pablo Moyano, están “fuera de toda lógica, de toda situación política, en un contexto democrático”.

El jefe municipal le respondió, en diálogo con Radio Cooperativa, a Pablo Moyano quien, también en declaraciones radiales, había asegurado que "si en Quilmes tiene que haber un muerto, va a haber uno, dos o tres muertos", al referirse a la decisión del intendente de municipalizar el servicio de recolección de residuos.

“Es una barbaridad que un dirigente que pretende ser (un dirigente) nacional diga estas cosas. Que un conflicto que el sindicato de camioneros tiene con la empresa contratante quiera trasladarlo al municipio y amenazar de generar una situación de violencia tal, con muertos, está fuera de toda lógica, de toda situación política razonable, dentro de un contexto democrático", remarcó Gutiérrez.

Además, el jefe municipal de Quilmes contó que recibió llamados de “compañeros” para “suavizar” la situación y remarcó que “en esos términos” no se va a a sentar a hablar con el dirigente gremial.

“Es difícil hablar con Pablo. Esperamos que entre compañeros trabajadores y dirigentes podamos resolver la situación”, agregó.

El Concejo Deliberante de Quilmes aprobó hoy, en una sesión con la mayoría de los concejales presentes, la municipalización o estatización del servicio, proyecto enviado al parlamento local por el departamento ejecutivo, que encabeza el intendente Gutiérrez.

Por su parte, el secretario gremial de los camioneros sostuvo que "la comunicación del municipio fue que avanzará en asumir esa actividad que en la actualidad desarrolla Covelia", y que con esa decisión "quedaron en riesgo 400 puestos de trabajo".

Sobre esos dichos, el intendente remarcó que “el municipio entiende y está abierto a incorporar” a la planta municipal a los “compañeros trabajadores que quieran continuar trabajando como choferes, recolectores o en otras tareas”.

“Es una barbaridad que un dirigente que pretende ser nacional diga estas cosas", dijo el intendente de Quilmes.

“Acá nadie deja en la calle. Mucho menos pretendemos que los trabajadores ganen la mitad. Sí cambia el encuadramiento. Pasan a ser planta del municipio. Corresponde al sindicato municipal y esperemos que lo entienda Moyano”, agregó y propuso que “si hay alguna cuestión de diferencia que se dirima en la comisión arbitral de la CGT”.

En la misma línea acotó: “No puede ser que diga que si no quedan (encuadrados los trabajadores) en su sindicato habrá muertos”.

Esta tarde, el municipio había denunciado además que la empresa Covelia suspendió "anticipadamente" la prestación del servicio de recolección de residuos en el distrito "pese a que su contrato tiene vigencia hasta el próximo lunes".

En ese sentido, detalló: “Estamos haciendo recolección de emergencia porque ellos han paralizado las actividades. Estamos recolectando en hospitales, escuelas, centros comerciales y centros críticos”.

Por su parte, los jefes comunales nucleados en la Federación Argentina de Municipios (FAM) manifestaron su total repudio a las palabras expresadas por el dirigente camionero Pablo Moyano, en el marco del conflicto que se desató en el partido de Quilmes por la municipalización del servicio de recolección de residuos.

"Los diferentes pensamientos e intereses políticos y económicos nunca pueden resolverse anteponiendo la vida", señalaron en un comunicado.

"Las palabras de este señor son de un total desparpajo e impunidad que no pueden tolerarse", afirmaron los intendentes bonaerenses.

Los intendentes agrupados en la FAM aseguraron que "las palabras de este señor son de un total desparpajo e impunidad que no pueden tolerarse", al referirse a los dichos de Pablo Moyano sobre la posibilidad de que se produzacan muertes en el conflicto de la recolección de residuos en Quilmes.

Moyano declaró ayer, en relación a su discusión con el intendente Francisco Gutiérrez, que "si tiene que haber un muerto, va a haber uno, dos o tres".

El presidente de la FAM e Intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, manifestó además que "es de una total ferocidad utilizar en este contexto la trágica situación del intendente Hugo Rodríguez (Lobería) para generar presión ante un hecho que debe resolverse desde el diálogo".

Pereyra destacó que "bajo ningún punto de vista es admisible mencionar la palabra muerte ante la resolución de ninguna situación. Es inaceptable", dijo. 

"Para los intendentes ante todo está el valor de la vida y el respeto por ella; el diálogo y el consenso en nuestra sociedad democrática", agregó.

A su turno, Alberto Descalzo, intendente de Ituzaingó y titular de la Federación Argentina de Municipios de la provincia de Buenos Aires expresó que "toda acción o declaración que incite a la violencia es repudiable desde cualquier punto de vista". 

"Es a través del diálogo y el respeto mutuo como se deben resolver los problemas, más allá de la gravedad de los mismos", añadió.

"La sociedad nos está pidiendo a los dirigentes responsabilidad en nuestros actos y creo que este tipo de declaraciones no ayudan para nada", puntualizó Descalzo.

Por su parte, el intendente de Cañuelas, Gustavo Arrieta manifestó que los dichos del sindicalista "demuestran un profundo desprecio por la vida y los derechos de las personas".

En este sentido, el intendente de Lanús, Darío Díaz Pérez se sumó al repudio afirmando que "en este país donde se han conseguido tantos derechos para los trabajadores no pueden tolerarse este tipo de declaraciones".

"Los intendentes estamos siempre en la defensa de los trabajadores y también del pueblo de cada municipio", señaló, para añadir que "los dichos de Moyano hablan de una capacidad negativa que no puede justificarse como defensa de nada".

Por último, el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, dijo que "nadie puede manipular a los trabajadores de esa manera. En esta democracia en la que estamos viviendo, la defensa a la vida resulta prioritaria para cualquier ciudadano. Siempre vamos a estar a favor de los derechos de los trabajadores", afirmó.

En tanto, desde el Congreso, diputados del Frente para la Victoria y de Nuevo Encuentro presentaron un proyecto de declaración de repudio a las declaraciones "intimidatorias" pronunciadas por el sindicalista Pablo Moyano, en el marco del conflicto que mantiene con las autoridades de la municipalidad de Quilmes por la recolección de residuos.

Diputados del kirchnerismo presentaron un proyecto de declaración de repudio a las amenazas de Moyano.

La iniciativa fue diseñada por el chaqueño Juan Manuel Pedrini y respaldada por el santacrueño, Mauricio Gómez Bull, la misionera Julia Perie, la bonaerense María Balcedo y el legislador de Nuevo Encuentro de la provincia de Buenos Aires, Carlos Raimundi.

El proyecto expresa "su enérgico repudio a las declaraciones emitidas por el secretario general adjunto de Camioneros Pablo Moyano, al pronunciar una intimidante advertencia sobre el conflicto suscitado por el servicio de recolección de residuos en el Municipio de Quilmes.

Moyano afirmó ayer que "si tiene que haber un muerto, va a haber un muerto, dos, tres muertos, porque la gente está dispuesta a defender su puesto de trabajo y su dignidad" y hoy recordó el asesinato del intendente de Lobería, Hugo Rodríguez, cometido por un ex empleado.

Los diputados señalaron que las afirmaciones de Pablo Moyano "atentan contra la libertad de autodeterminación de los municipios, y por ello repudiamos las palabras expresadas por el dirigente sindical".