Nota de Tiempo Argentino

La estatización de la recolección de residuos en el partido bonaerense de Quilmes, instaló en las últimas horas la discusión de las concesiones privadas del servicio en el resto del territorio bonaerense, desde donde ayer varios intendentes salieron a plantear la posibilidad de avanzar con procesos de municipalización.

El intendente de Florencio Varela y titular de la Federación de Municipios (FAM), Julio Pereyra, aseguró en diálogo con Tiempo Argentino que tras la determinación de la intendencia quilmeña son "muchos los municipios que están esperando que se terminen los contratos con las prestatarias para replicar" el caso.

El debate pasa por la modalidad de gestión, agregó Pereyra, quien indicó que "hay muchos que prefieren estatizar mientras que otros piensan en cooperativas pero la idea general es ir hacia un servicio público". La experiencia de Quilmes, finalizó Pereyra –uno de los jefes comunales con mayor peso político–, es "muy positiva para avanzar en el saneamiento de los recursos municipales".

En sintonía con Julio Pereyra se manifestó el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi.
Poco después de que se conociera el acuerdo entre Quilmes y el sindicato de camioneros (ver aparte) Ferraresi se definió a favor de un proceso equivalente dentro de su territorio político. En diálogo con este diario, el jefe de otro de los partidos del sur de la provincia adelantó que la gestión municipal puede llegar en noviembre de 2015, cuando vence el contrato con Proactiva, la actual prestataria.

Al igual que Pereyra, el dirigente de Avellaneda reconoció que la estatización es "un tema de agenda con otros intendentes" de la provincia y que el principal inconveniente a resolver es el encuadramiento laboral de los trabajadores: "Quilmes encontró salida satisfactoria y encaró un camino que vamos a seguir varios, porque es una herramienta fabulosa para sanear las cuentas públicas", volvió a coincidir con su par de Florencio Varela.

Las charlas informales incluyen contactos con el secretario Gremial de Camioneros, Marcelo Aparicio, consignó el Ferraresi.
Sin embargo, el intendente se despegó de la polémica con Covelia cuando señaló que "no es una cuestión de empresas sino de cuentas y ahorro. En noviembre del año próximo veremos los documentos legales y el consenso que haya con el sindicato para arribar a una salida como la de Quilmes".

Hoy, el contrato con la firma Proactiva, de capitales españoles, franceses y argentinos representa un 12% del presupuesto de Avellaneda. Con la municipalización, Ferraresi asegura que se podrían ahorrar $ 40 millones de los $ 145 millones que la comuna invierte en forma anual en el servicio.

El avance de ese tipo de modelos de gestión se propone como alternativa a las lógicas empresariales que ejercen la potestad del servicio. Pero en particular se afianzan en el marco de la disputa con el Sindicato de Choferes de Camiones (Sichoca), a quien de manera informal se asocia históricamente con la compañía Covelia, que se desempeña en una docena de municipios en toda la provincia de Buenos Aires.

Al calor del conflicto que se generó en la localidad de Quilmes, los intendentes se fueron sumando en forma paulatina a la iniciativa del intendente Franciso "Barba" Gutiérrez.

Otro que salió ayer a tomar posición fue el intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto. En diálogo con una radio porteña, el jefe distrital apuntó directamente contra la empresa de recolección que acaba de romper con Quilmes: "quiero cambiar a Covelia, voy a llamar a licitación".

Curto no descartó la municipalización pero limitó la realización a la acción conjunta con otros intendentes. En ese sentido afirmó que "estamos tratando de cambiar el tema de la basura como en Quilmes" y agregó que la intención es "ver de qué manera podemos conseguir una empresa que haga el servicio como corresponde".

En tanto, desde el entorno del intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, discutieron en contacto con este medio la porción del presupuesto afectada por el contrato con Covelia, que representa "entre el 20 y el 25por ciento". En ese municipio bonaerense también "estamos viendo qué hacer porque no hay conformidad con el servicio", confesaron.

En San Martín la recolección está dividido entre dos empresas que tienen contrato por un año más en medio de un marco problemático: "estamos todos los días para que las empresas puedan cumplir", reconoció ayer el intendente en diálogo con la prensa. En línea con sus pares, contó que el servicio "se nos hace muy gravoso por el costo y el tamaño del contrato" por lo cual vaticinó que en adelante la tarea de los municipios será "poder dimensionar el gasto que eso implica". El 25% que se paga por el servicio de limpieza se suma a un 45% correspondiente al pago de salarios, precisó Katopodis. Lo de Katopodis, un intendente embanderado con el Frente Renovador que conduce Sergio Massa, grafica que la problemática del gasto en recolección de residuos excede las cuestiones netamente políticas. Tal es la visión que se intentó dar en algunos medios tras el conflicto que se generó en Quilmes.

Por otra parte, voceros de la municipalidad de Esteban Echeverría, que encabeza Fernando Gray, analizaron en comunicación con este medio que la municipalización del servicio "tiene ventajas y desventajas" para las administraciones comunales, en las que "normalmente falta una estructura, una tecnología, una capacidad económica" para avanzar con proyectos de ese tipo.

En esa jurisdicción particular, los contactos aseguraron que el tema no está en la agenda del intendente porque "hay un contrato vigente" con Covelia. En ese aspecto, señalaron que la postura del municipio es sostener otra modalidad de gestión "una modalidad de licitar y controlar" con mecanismos para incentivar a la empresa, expresaron.

En la noche del domingo el intendente de Berazategui, Juan José Mussi, se pronunció sobre la cuestión en el programa 6,7,8, que se emite por la TV Pública. Según contó durante el desarrollo del envío, "en el caso de la basura ha querido entrar (el titular del Sindicato de Choferes de Camiones, Hugo) Moyano hace ocho años y nosotros lo mantuvimos, y ese es el presupuesto, 7,5% del presupuesto contra el 30 de Quilmes y otros municipios", comparó el intendentes al defender el modelo de gestión que se implementó dentro de sus fronteras. Como consecuencia: "ese es el dinero que nosotros podemos usar para deportes, cultura o cualquier otro fin", señaló Mussi. En este contexto, en el día de ayer el intendente quilmeño Gutiérrez confirmó el nuevo esquema de distribución municipal y sentó las bases para un movimiento de otros municipios que, a todas luces, parece recién estar iniciándose. 

Quilmes y camioneros firmaron ayer el acuerdo

El municipio de Quilmes y el Sindicato de Camioneros (Sichoca) acordaron ayer en el Ministerio de Trabajo bonaerense el pase a la planta comunal de los empleados de la empresa Covelia.

El conflicto tenía suspendida la recolección de residuos en la localidad del Conurbano sur desde hacía una semana.

El acuerdo cuenta con las rúbricas del director de Relaciones Laborales de la provincia, Marino Calcopietro; la directora de Gestión Jurídica de Quilmes, Mariana Márquez; el secretario gremial del Sichoca, Marcelo Aparicio; y la apoderada de Covelia, Carolina Amaya. Tras la solución del conflicto, el intendente de Quilmes, Francisco "Barba" Gutiérrez, afirmó que el acuerdo fue alcanzado luego de conversar con el líder nacional del gremio, Hugo Moyano.

Gutiérrez subrayó además que Covelia "tiene que pagar el 100% de las indemnizaciones" de los trabajadores que prestaban el servicio de recolección en Quilmes. Como "mínimo", la municipalización del servicio le implicará al Estado comunal "un ahorro del 30 por ciento", calculó Gutiérrez, quien sostuvo que ese ahorro estará destinado a "mejorar el servicio", por el cual la comuna pagaba a Covelia $ 14 millones mensuales.

El intendente aseguró también que los trabajadores mantendrán su antigüedad y un salario "equivalente o más o menos parecido" al básico de camioneros. Al margen, los empleados decidirán particularmente "si quieren entrar o no" a la planta municipal.
Finalmente, el secretario de Medio Ambiente de uno de los partidos más importantes del sur, Claudio Olivares, anunció que a primera hora de ayer se puso en marcha el servicio municipal y apuntó que la recolección que funcionó hasta el mes pasado estuvo vinculada a una "idea política de los '90 de privatización", con "pésimos" resultados porque el servicio era "malo y caro".

"Muchos prefieren estatizar mientras que otros piensan en cooperativas. Pero la idea es ir hacia un servicio público."

Julio Pereyra
Intendente de Florencio Varela


"Quilmes encaró un camino que vamos a seguir varios. Es una herramienta fabulosa para sanear las cuentas públicas."

Jorge Ferraresi
Intendente de Avellaneda


"Se nos hace muy gravoso por el costo y el tamaño del contrato. Hay que dimensionar el gasto que eso implica."

Gabriel Katopodis
Intendente de San Martín


"Quiero cambiar a Covelia. Voy a llamar a licitación. Queremos una empresa que preste el servicio como corresponde."

Hugo Curto
Intendente de Tres de Febrero