La cantautora correntina Teresa Parodi, que lleva tres décadas de consecuente actividad en la cultura popular, se convirtió en la primera titular del Ministerio de Cultura, un status largamente reclamado por diversos sectores de la actividad en los que la artista participaba.

Nacida el 30 de diciembre de 1947 en Corrientes como Teresa Adelina Sellares, volcó en su canto las vivencias de maestra rural y de militante popular de raigambre peronista. En una casa de fervientes antiperonistas que festejaron la caída del "tirano" en el 55, descubrió que su abuela escondía una foto de Evita, una mujer odiada y amada que la atrajo al peronismo desde joven y la impulsó a la militancia estudiantil.

A los 19 años, ya recibida de maestra como su madre, logró la autorización de una jueza y se casó con el hijo de un trabajador, lo que le valió tomar distancia de su hogar acomodado. Se fue a El Dorado, Misiones, a trabajar como docente rural. Allí vivió en un rancho tapizado en papel de diario. "Yo pensaba que me iba a enseñar, pero me fui a aprender", comprendería años más tarde. 

Compuso más de 500 obras que recrean la sabiduría e identidad de su pueblo y el paisaje de su Corrientes natal.

Ya en tiempos de dictadura su militancia cobró mayor sentido, pero también se hizo más compleja. Formó parte de la Juventud Peronista y en 1979 se instaló en Buenos Aires, donde su carrera como cantante popular comenzó a tomar forma. Eligió un apellido artístico y viajó varios kilómetros por el país, cantando junto al maestro Astor Piazzolla y su quinteto.

Autora de más de 500 canciones que abrevan en esas vertientes y entre las que destacan "Apúrate José", "Pedro Canoero", "La negra Pilar", “Resistiendo” y "El otro país", desplegó su voz y sus ideas en una treintena de álbumes y en escenarios y festivales de todo el mundo. Compartió escenario con artistas como Piazzolla, Mercedes Sosa, Víctor Heredia, León Gieco, Julia Zenko, Pablo Milanés, entre muchos otros.

La cantautora fue reconocida con el Konex de Platino al mejor autor-compositor de la década, en 1995; con el Camin de Oro a la Trayectoria, en 1999; con el Premio del Fondo Nacional de las Artes, ese mismo año; con el Gardel a la Música, en 2003; con el Gran Premio Nacional de las Artes y Ciencias, en 2011, entre otros.

Tres años más tarde, con Jorge Telerman como jefe de gobierno porteño, Parodi asumió al frente de la Dirección General de Música de la ciudad de Buenos Aires. Estaría en ese cargo hasta 2007.

Este año, Parodi fue al festival de Cosquín a celebrar los 30 años de su consagración allí.

Fuertemente identificada con el proceso político encabezado por Néstor Kirchner en 2003, asumió al frente del Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHI), en la ex ESMA, como un modo de sellar las coincidencias entre la Asociación Madres de Plaza de Mayo y el Gobierno nacional.

Tuvo cinco hijos y once nietos. grabó más de 20 discos y recorrió el mundo con su música. Temas como "Apurate José", "Hay gente que sueña", "Esa musiquita", "El otro país", o "Nunca más" reflejaron su compromiso con la lucha y la transformaron en un símbolo de la cultura nacional.