Varios parlamentarios en Westminster criticaron duramente al gobierno británico, Londres tras recibir documentos titulados "Malvinas" en lugar de la denominación inglesa "Falklands", por lo que consideran es una "corrección política" y afirmaron que ese "error" podría ser utilizado para darle más peso al reclamo argentino por la soberanía de las islas.

Luego de que funcionarios del ministerio del Interior responsabilizaron por el error a programas de computación, el diputado laborista Thomas Docherty respondió irónico: "¨Dónde lo compraron? ¨En Buenos Aires?"

Docherty desafió al ministro de Estado para América Latina, Hugo Swire, a prohibir que todos los departamentos del gobierno utilicen el hombre de Malvinas "para las Falklands".

Según el dominical Sunday Express, el "error" del gobierno británico habría ocurrido "en varias oportunidades" desde el referéndum del año pasado, en el que la mayoría de los isleños votaron para seguir siendo colonia británica.

Utilizar la palabra Malvinas "es darle la razón a Argentina y es un insulto a las islas Falkland", advirtió Andrew Rossindell, presidente del grupo pluripartidario para los territorios británicos de ultramar.

Sukey Cameron, representante del gobierno de las islas en Londres, dijo estar "furiosa" por el hecho, y admitió que en repetidas veces le llamó la atención al gobierno británico al respecto.

Al comienzo del año, el ministerio de Negocios e Innovación utilizó la palabra "Malvinas" en estadísticas de alumnos de los territorios británicos de ultramar que estudian en Gran Bretaña, y el año pasado la embajada británica en Colombia emitió varios mensajes por Twitter mencionando "las Malvinas" en lugar de "las Falklands".

Swire dijo ante el Parlamento que se está trabajando para corregir el tema, aunque admitió que el incidente "fue un caso aislado".

"El Foreign Office sabe que los isleños de las Falkland han sido ofendidos. El gobierno debería defenderlos y prometer tomar acciones concretas para garantizar que nunca más pase algo así. Pero Swire se niega a dar directivas claras", dijo Docherty.

Andrew Rossindell, presidente del grupo pluripartidario para los territorios británicos de ultramar, calificó el hecho de "shockeante" y dijo que es increíble que algunos funcionarios británicos "aún no entiendan el hecho fundamental que el nombre Malvinas no existe bajo la ley británica".

"Hacer algo así es darle la razón a Argentina y es un insulto a las islas Falkland", advirtió.

Por su parte, el ex político de las islas Dick Sawle, dijo que esperaba "algo mejor por parte de Londres".

"Es totalmente un escándalo, especialmente después de que votamos claramente sobre este tema (de la soberanía)", subrayó.

Gran Bretaña y Argentina se enfrentaron en 1982 en un conflicto bélico por la soberanía de las Islas Malvinas, guerra que terminó con la muerte de 649 militares argentinos, 255 británicos y 3 civiles isleños.