El secretario General de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, informó en CN23 que se "suspendió" la medida de fuerza para mañana, por la buena predisposición del Gobierno a mediar en las negociaciones. 

"Voy a aclarar que no recibí ninguna conciliación obligatoria. Vamos a suspender la medida de fuerza porque vemos que el señor Capitanich está comprometido y la idea es encontrar una solución para las paritarias", dijo el sindicalista.

"Tal vez para esta semana tendremos una buena noticia con el tema salarial. Esta medida se dio porque no teníamos diálogo. Hoy el paro lo levantamos", explicó.

Las reuniones en el Ministerio de Trabajo tuvieron lugar por la mañana y pasaron a un cuarto intermedio hasta la tarde. 

"Esperamos predisposición para encontrar una solución", dijo Fernández y asumió que "todo se puede conversar", a la vez que aclaró que el reclamo de la UTA "nada tiene que ver con los subsidios" al transporte.

"Lo que el gobierno haga con los subsidios es un tema del gobierno. Lo importante fue empezar a conversar", aclaró Fernández. 

La UTA había convocado a un paro de 24 horas a partir de la medianoche para el transporte de corta, media y larga distancia.

El sindicalista afirmó, sobre el pedido de incremento salarial del 35 por ciento, que "todo se puede conversar".

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) había ratificado el paro por 24 horas anunciado para mañana en los servicios de corta, media y larga distancia en reclamo de un incremento salarial del 30%.

Del encuentro participaron el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; la viceministra de Trabajo, Noemí Rial; y el titular del gremio que, si bien integra la CGT oficial mantiene desde hace tiempo una relación distante con el gobierno nacional. Al aire con una radioemisora porteña, el titular del gremio ratificó la huelga si bien reconoció que la decisión "no es simpática".

Durante la entrevista, Fernández aseguró que "no nos queda otra, porque estamos negociando salarios desde hace cinco meses y no hay una solución". Sobre el tema paritario en particular, el referente de los choferes explicó que "pedimos un 30% porque el sueldo quedó muy rezagado, ya que el sueldo promedio de un conductor es de $ 8900". Los trabajadores, admitió Fernández, ya recibieron una suma fija a cuenta de $ 1400 en el caso de la larga distancia y otra de $ 1200 para el sector corta distancia.

"El paro comienza el miércoles a la cero hora. Ya lo hemos decretado", enfatizó el titular de la UTA, Roberto Fernández".

Desde la cámara CELADI, que reúne a las líneas de larga distancia, consignaron que en los últimos días hubo encuentros informales con el gremio y destacaron la participación de Capitanich, quien "estuvo muy presente en las reuniones desde fin de año, cuando se arregló el pago a cuenta". Esta asociación pidió que el gobierno auspicie la homologación de una jornada especial y que se haga cargo de compensaciones para los pasajes cedidos a discapacitados. Por el lado de la asociación AAATE, que nuclea, entre otras, al Grupo Plaza, atribuyeron los problemas a que la paritaria está dividida en dos frentes: "lo que da cuenta de realidades distintas".

De acuerdo a voceros de esa entidad "el gobierno está analizando alternativas para que los trabajadores consigan un mayor ingreso salarial y al mismo tiempo para que las empresas mantengan buenos balances, sea por tarifa, por subsidios o por una combinación de ambas".

En la cámara empresaria CEAP, que aglomera a las mayoría de las empresas del transporte urbano de pasajeros, eligieron no pronunciarse sobre el tema.