Los investigadores del London School of Economics analizaron a un grupo de mujeres que tenían asidua ingesta de bebidas alcoholicas en comparación con otras que solo tomaban esporádicamente y llegaron a la conclusión que aquellas que más alcohol ingresaban en su cuerpo eran las que tenían un nivel intelectual, educativo y de inteligencia más alto.

Pero no todo es felicidad, esto puede traer aparejado que esas chicas inteligentes pueden derivar en problemas de alcoholismo. No es casual que las mujeres bebedoras decidan desarrollar su vocación, tener una vida social activa y posterguen la maternidad. Sus relaciones generalmente son más amplias y pueden igualar a los hombres en nivel de consumo alcoholico. Esto difiere a las mujeres que desde jovenes se han recluido en el hogar y por consecuencia no han desarrollado una vida social.

La relación directa entre las cantidades de alcohol que beben las mujeres y el grado de inteligencia es clara, tanto que se puede predecir desde la infancia según el nivel de sus calificaciones.

En este sentido, las personas que tenían calificaciones altas o medias en su niñez tuvieron 2.1 más probabilidades de beber alcohol en forma diaria en la adultez que aquellas niñas con peores calificaciones.

Esta correlación entre inteligencia y consumo de alcohol también se manifiesta en los hombres, pero no con tanta intensidad como sucede en el sexo femenino

¡Salú mujeres inteligentes!