El ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof, brindó una conferencia de prensa esta noche junto al canciller Héctor Timerman en donde cruzó al juez norteamericano Thomas Griesa por "impedir el cobro" del pago a los bonistas realizado en el banco de Nueva York. 

Kicillof explicó ante la prensa los alcances de su exposición ante un plenario de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington. El ministro anunció que se denunciará a Griesa por exceso de jurisdicción ya que el juez estadounidense ordenó que el pago de bonos de origen argentino y europeos sea devuelto. "El banco dijo que no podia devolverlo porque esa plata ya es de los bonistas".

"Creemos que hubo un exceso en la jurisdicción porque se frenó el pago de bonos argentinos y bonos europeos. Hay una controversia judicial, porque aparecieron terceros actores que son los bonistas de otras jurisdicciones. El banco de Nueva York presentó un escrito contradiciendo a los fondos buitre", señaló.

"Fue una enorme satisfacción poder participar de esta reunión donde la OEA se hizo eco de la urgencia de la Argentina de poder comunicar esta situación a la comunidad internacional", señaló el ministro.

"La unanimidad muestra que el caso argentino tienen implicancias inmediatas. Hemos encontrado un abrazo de solidaridad, acompañamiento y acción", consideró Kicillof.

Más temprano, al tomar la palabra ante el planario de la OEA, el ministro manifestó: "Le pedimos a la OEA que tome cartas en el asunto. Que se tenga en cuenta todo lo que Argentina ha hecho para ponerse de pie desde el 2001. Esto no puede estar en riesgo por un grupo minúsculo de especuladores".

"La situación es urgente, no queremos un pronunciamiento sino soluciones. No queremos ser un caso de estudio", sostuvo.

Además, indicó que la "decisión de la justicia de Estados Unidos" provoca que "el sistema financiero internacional cae en una situación desquiciada" y que "va contra las propias reglas del sistema".

"Esta decisión vuelve imposible los procesos de reestructuración de deuda soberana y vuelve imposible el default, porque un default sin salida es la muerte financiera de un país", agregó Kicillof.

Por otra parte, el funcionario explicó: "Estamos en un momento en que la Argentina tiene 28 días para evitar un default. Esto es desquiciado porque Argentina tiene los recursos para pagar su deuda externa. Este fallo intenta hacer que Argentina no pueda pagar su deuda. Es una decisión absurda".

El funcionario está acompañado por el canciller, Héctor Timerman.

Al tomar la palabra, el canciller Timerman sostuvo: "Era importante venir a este foro a explicar la situación por la cual está atravesando Argentina".

"Hoy leía que para la Argentina todos los temas son políticos. Y que este era un tema político. Y creo que es verdad, este no es un tema sólo económico, sino que es político. Estamos hablando de un grupo de personas, a los que llamamos fondos buitre, que utilizando medios políticos, medios de comunicación, acciones de lobby y medios financieros quieren intentar controlar el sistema financiero internacional y adaptarlo a sus necesidades", remarcó Timerman.

Además, el canciller agregó: "Argentina solicita el apoyo de todos ustedes para poder pagar la deuda. Es curioso, porque siempre se acude pidiendo porque no se puede pagar. Argentina quiere pagar la deuda".

Argentina sufre el acoso de los fondos buitre

"Esto no es un tema teórico. Sería muy sencillo sino, no afectaría a nadie. El tema de la deuda externa es un problema práctico, político. Afecta a la gente. Argentina ya pasó por un default, por el default más grande de la historia. Eso provocó pobreza, desempleo. Afectó la salud, la educación, el futuro", manifestó el funcionario nacional.

Por otro lado, expresó: "Argentina sufre el acoso de los fondos buitre. No sólo a través de los medios de comunicación, sino que realizaron 900 embargos contra la Argentina y perdieron, porque la justicia falló a favor del país".

Por último, Timerman concluyó: "No vamos a liquidar a nuestro propio pueblo para que cobren los fondos buitre. Vamos a seguir negociando. Si hoy en día quieren entrar en el canje están invitados, en las mismas condiciones que el 94 por ciento que ya ingresó. No vamos a aceptar una extorsión. Vamos a negociar, pero no nos vamos a suicidar".