El gobierno argentino condenó ayer el ejercicio de la violencia en Gaza y recordó que, "por tercera vez en menos de seis años, la población civil ha quedado atrapada en medio de las acciones armadas de Hamas y el uso desproporcionado y excesivo de la fuerza militar por parte de Israel". En un comunicado, la cancillería señaló que "la comunidad internacional debe garantizar que los responsables de tanta muerte, tanta destrucción y tanto futuro truncado no queden impunes, y que las víctimas no sean condenadas al olvido. Debemos tener memoria y exigir  justicia para que, realmente, exista una paz duradera".

Según consignó Tiempo Argentino, la cancillería señaló que "Argentina rinde un homenaje profundo, lleno de dolor, a todos los niños que han sido asesinados en las últimas semanas", y agregó que "el día 12 de julio el Consejo de Seguridad envió un mensaje claro. Hizo un llamamiento para desescalar la situación de violencia, para que se restaurase la calma y se restituyera el cese el fuego alcanzado en noviembre de 2012. También pidió con firmeza que se respetara el derecho internacional humanitario y se protegiera a los civiles". 

Agregó que "condenamos de manera enérgica que Israel, desafiando los llamados del Consejo de Seguridad, del Secretario General y los de muchas otras voces de la comunidad internacional, haya decidido escalar la crisis lanzando una ofensiva terrestre (porque) esta decisión solamente generará más inestabilidad en la región, más víctimas y más sufrimiento". La nota continúa con una condena al "continuo e indiscriminado lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia las ciudades de Israel".

Argentina, señaló la cancillería, "está convencida de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tiene que recuperar su vocación de jugar un rol decisivo en esta situación".

Tras exhortar a la comunidad internacional a apoyar los esfuerzos de Egipto y otros actores internacionales para establecer un cese del fuego inmediato y duradero, el comunicado plantea la exigencia argentina a que se permita "el acceso sin trabas de la asistencia humanitaria y se garantice un flujo sostenido y regular de bienes y personas a través de los pasos fronterizos". En este marco, el gobierno subrayó que "de manera más amplia, estos trágicos acontecimientos han vuelto a poner de manifiesto la urgente necesidad de que se reanude un proceso de negociación genuina y sobre la base de los parámetros aceptados internacionalmente para que se concrete la solución de dos Estados viviendo en paz". 

En ese sentido, la nota afirmó que "nada sustituye al diálogo y a la negociación para plasmar esa visión en una realidad concreta. Lograr ese objetivo debe seguir siendo la prioridad". Argentina, señaló la cancillería, "está convencida de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tiene que recuperar su vocación de jugar un rol decisivo en esta situación, sin someterse a los intereses de quienes ejerciendo el derecho a veto paralizan al máximo organismo multilateral encargado de evitar los conflictos militares".