La Liga anti-Difamación (ADL en inglés), con base en Estados Unidos, recopiló manifestaciones y acciones antisemitas a través de medios, redes sociales y durante protestas críticas del accionar militar del estado de Israel en la Franja de Gaza el último mes. En ellas, la que más remite a un pasado funesto es la que se escuchó en Gelsenkirchen, Alemania, durante una marcha el 12 de julio. Algunos de los participantes cantaban: "Judíos a las cámaras de gas". Otras expresiones incluyeron simbología nazi, rotura de edificios emblemáticos y ataques físicos.

La ONG creada en 1913 para combatir el odio antijudío, aseguró en un informe Violencia y difamación. Antisemitismo alrededor del mundo durante la operación israelí ‘Margen Protector’. Julio-agosto de 2014 que al igual que durante la operación "Plomo Fundido", de diciembre de 2008 a enero de 2009, se repitió el mismo "patrón". ADL afirma que mientras se producían los ataques en Gaza, "judíos de todo el mundo fueron atacados, esta vez en un número aún mayor. Nuevamente, fueron atacadas sinagogas con bombas incendiarias, fueron golpeados judíos en las calles, judíos fueron amenazados de muerte en forma pública y privada". El texto señala que "una vez más, Israel fue acusado de actuar como los nazis. En una ocasión, en Santiago, Chile, un manifestante exhibió un cartel acusando a Israel de ser 'peor' que los nazis. Otros motivos antisemitas se hicieron evidentes, incluyendo libelos de sangre", afirmó la organización, en referencia a una pancarta que muestra al premier israelí, Benjamin Netanyahu, "bebiendo" la sangre de un niño palestino, imagen que retrotrae un viejo mito que acusaba a los judíos de asesinar a niños cristianos o no judíos para obtener su sangre.

Sin meterse en los aspectos críticos del conflicto, la liga pone especial énfasis en que "el derecho a la protesta es fundamental, y la crítica a las acciones de Israel es legítima cuando el antisemitismo está ausente". Por lo tanto, el informe "se concentra en aquellas acciones y declaraciones que se extienden más allá de la crítica para caer en la violencia y la intolerancia". En esta línea, la ADL "ha estado rastreando las formas de violencia en el mundo hacia los judíos y sus instituciones, y las declaraciones y demostraciones de odio en los medios".

En el informe de 18 páginas, se presentan ejemplos que "ilustran el odio desplegado a miles de kilómetros de Israel y Gaza". Entre los documentos se exhibe una foto de Río Cuarto, Córdoba, donde se ve una bandera israelí con una esvástica junto a la estrella de David. Pero las manifestaciones más violentas se dieron en otras latitudes. En Francia, un grupo de encapuchados "irrumpieron en el departamento de una viuda que tenía una bandera israelí colgada afuera y amenazaron con matarla". También hubo ataques a sinagogas y a negocios de comida judía. El informe documenta un volante que pide un "boicot" a comercios judíos y productos de Israel en Italia y ataques a monumentos memoriales del Holocausto, como en Gorinchem, Holanda. En Canadá apareció una casilla de transporte público con la frase "al carajo Israel" y una cruz gamada.

La ONG señala la preocupante comparación y apelación al nazismo y a Hitler que "prevalecen en las manifestaciones". Así, en un cartel en Londres se leía "Bien hecho, Israel, Hitler estaría orgulloso". Otro caso es el de "responsabilizar a todos los judíos por las acciones de Israel". Una foto de una marcha en Chile muestra una pancarta que pide “Judíos, paren el genocidio en Gaza”.