Cristina Fernández de Kirchner encabezó anoche la tradicional cena de Camaradería de las Fuerzas Armadas. El discurso de la Presidenta se detuvo en más de una oportunidad en el conflicto de nuestro país con los fondos buitre. Recordó lo sucedido con la Fragata Libertad. "Decían que había que recaudar 50 millones de dólares", rememoró la mandataria e ronizó sobre "los que habían empezado la colecta patriótica, salían con declaraciones de que no nos importaba la Fragata Libertad".

"Cuando uno es soldado no se defiende al país solamente con un fusil", sentenció y agregó: "Cuando uno es soldado del país se defiende a la nación en todos los frentes. También cuando somos agredidos y se nos quiere someter como en épocas del virreinato. Esos soldados deben sentirse muy honrados porque tuvieron una actitud de dignidad que hace honor a las mejores tradiciones de las Fuerzas Armadas", dijo también sobre quienes debieron quedarse dentro del barco mientras estuvo retenido en Ghana por los buitres.

"Tuvimos la fortaleza y el temple de no ceder. Como en las mejores etapas de nuestra historia, las épocas que tienen que retornar en todos los ámbitos del país", subrayó y dijo: "La defensa de la Nación es una sola cosa y nadie puede bajar la cabeza y aceptar la injusticia que pueda venir desde el extranjero".

En ese sentido, convocó a todo el país. "Quiero convocar a todos los argentinos para que en una muestra de, no diría patriotismo, sino de racionalidad, saber que necesitamos para seguir existiendo como nación, que se nos respete como nación. Y que las decisiones que se han adoptado se respeten".

Asimismo, pidió poner por delante "los intereses del país, más allá de las diferencias naturales que hay en toda democracia, de las aspiraciones legítimas".

"Creo que después de todo lo que hemos vivido, padecido, los argentinos nos merecemos una historia diferente. Simplemente a pedir esa cuota de patriotismo indispensable para construir un país que merezca la pena vivirse", resumió.

Por último, Cristina brindó por la patria, la nación argentina, las fuerzas armadas y nuestro pueblo.

"Cuando uno es soldado del país se defiende a la nación en todos los frentes. También cuando somos agredidos y se nos quiere someter como en épocas del virreinato".

Fernández de Kirchner compartió la mesa central con Rossi, el jefe del Ejército, teniente general César Milani, el titular del Estado Mayor Conjunto de las FF.AA, teniente general Luis María Carena, el comandante de la Marina, almirante Gastón Erice, y el jefe de la Fuerza Aérea, brigadier Mario Callejo. Además, la Presidenta está acompañada por varios funcionarios de su Gabinete nacional.

En 2013, la cena de camaradería se realizó el miércoles 10 de julio cuando la presidenta anunció un aumento del 24 por ciento en los salarios de todo el personal de las Fuerzas Armadas y propuso una "nueva etapa" en las funciones de los militares que se sumaron a tareas de contención de emergencias.

Milani, Carena, Erice y Calleja fueron puestos en funciones el 3 de julio de 2013 tras el retiro de 36 altos jefes de las Fuerzas Armadas en el marco de lo que el gobierno presentó como la reestructuración del Ministerio de Defensa para comenzar "una nueva historia" en el ámbito militar con base en la "solidaridad" para "cerrar las brechas de épocas trágicas".

Integración de las Fuerzas Armadas

"No puedo dejar de recordar la primera oportunidad que dirigí como comandante en jefe del Ejército en el 2008. Me acuerdo que en aquella oportunidad planteé cuáles debían ser los objetivos: los recursos naturales", comenzó su discurso la presidenta de la nación.

A partir de allí hizo hincapié en el desarrollo del trabajao realizado por las Fuerzas a los largo y ancho de la República. Aunque también se refirió al proceso de integración de los militares con la sociedad. "Hemos avanzado en la integración de las Fuerzas Armadas. Cuando hablábamos de ellas siempre nos limitábamos a las misiones de ayuda. Hemos incoporado a todas las emergencias a las Fuerzas Armadas en todo el país. Lo hicimos como un actitud permantene de integración con la sociedad especialmente con aquello sectores más carentes", continuó la Jefa de Estado. 

"Me parece justo que digamos las cosas que están haciendo ustedes, el ministerio de defensa, porque tratan de ocultar lo que hacen. La inversión ha sido en mas de 200 millones de pesos. Es necesario que sepan lo que están haciendo sus Fuerzas Armadas y el Estado Nacional por buscar el adelanto en ciencia y tecnología. Que son el proyecto de país al que aspiramos y no del Gobierno", agregó.

Cristina también se refirió al trabajo en torno al buque Almirante Irízar, de cuya obra dijo que "está en 92 por ciento ejecutada", con un costo de "530 millones de pesos". "Va a estar para el año que viene", anunció, "cumpliendo las funciones reconocidas en nuestra querida Antártida Argentina".

Además, subrayó que "una de las cosas más valiosas que hemos hecho es rescatar a nuiestros científicos. Ponerlos en un lugar donde puedan transferir esos conocimientos".

La Presidenta destacó en su mensaje que "las verdaderas relaciones sensatas, serias, entre las instituciones, deben ser asumiendo las responsabilidades institucionales".