El ministro de Defensa ucraniano, Valeri Gheletei, advirtió sobre la posibilidad de que su país entre en una "gran guerra" con Rusia, donde las víctimas se contarán por "decenas de miles". Desde Moscú descartaron esa posibilidad y ratificaron su voluntad de encontrar una “solución pacífica" al conflicto. Por su parte, la OTAN anunció que dispondrá de una mayor capacidad de respuesta militar en los Estados del este europeo en caso de una amenaza rusa, informó Tiempo Argentino.

Ucrania afronta "una gran guerra nunca vista por Europa desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial", aseguró Gheletei, aludiendo a la supuesta intromisión de fuerzas rusas en territorio ucraniano, lo cual fue negada por el Kremlin.

"Las pérdidas se contarán no en el orden de cientos, sino de miles y hasta de decenas de miles", añadió en forma alarmante el ministro ucraniano, aunque su advertencia fue lanzada desde Facebook.

Este mensaje llega luego de meses de duros combates en los que el ejército de Kiev arremetió contra los militantes separatistas prorrusos de las regiones de Donetsk y Lugansk, situadas en el este ucraniano, que autoproclamaron su independencia del gobierno ucraniano.

"Hoy los enfrentamos con las divisiones y los regimientos, mañana pueden ser los cuerpos de la armada", dijo y agregó: "Las operaciones para la liberación del este ucraniano de los terroristas concluyeron, ahora debemos organizar nuestra defensa de Rusia."

El gobierno de Kiev había denunciado el pasado viernes la incursión de tropas rusas en territorio ucraniano. En ese marco, Gheletei aseguró: "Rusia no sólo busca consolidarse en el territorio ocupado antes por los terroristas, sino que cumple ofensivas en otros territorios de Ucrania."

Desde Moscú descartaron la intromisión de tropas en el este ucraniano. "No habrá una intromisión militar. Defendemos exclusivamente una solución pacífica a esta grave crisis, esta tragedia", afirmó el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, quien en un comunicado dijo no entender cómo miles de familias ucranianas podrían llegar a dejar el destino de sus hijos en manos del Ejército.

El presidente ruso, Vladimir Putin, por su parte criticó a los dirigentes europeos que "cierran los ojos" ante las acciones del Ejército ucraniano contra civiles en el este del país y pidió que prevalezca el "buen sentido" entre los europeos, que avanzan en la elaboración de nuevas sanciones contra Rusia.

La decisión de sancionar a Rusia fue comunicada por el portavoz del presidente saliente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, quien aseveró que las medidas estarán listas en una semana.

Por otro lado, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, anunció que esta semana su organización aprobará la creación de una "punta de lanza" que le brindará una mayor y más rápida capacidad de respuesta militar en los Estados miembro del este en el caso de que sean amenazados por Rusia. "Esta punta de lanza, con la cual mejoraremos considerablemente la capacidad de reacción de las tropas de intervención rápida, será proporcionada por los aliados de forma rotatoria y podrá alcanzar varios miles de tropas, así es como estará lista para responder donde se la necesite con apoyo aéreo, marítimo y de las fuerzas especiales", explicó Rasmussen.