La primera aparición pública del líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, generó una fuerte repercusión en dirigentes políticos de las más variadas extracciones partidarias. A continuación, una selección de los comentarios que se hicieron tras el discurso que el hijo de Cristina Fernández y Néstor Kirchner dio el sábado en Argentinos Juniors.

Axel Kicillof, ministro de Economía: "Máximo Kirchner es parte de la conducción de La Cámpora y su rol en la política está muy bien definido. La intervención de Máximo fue esclarecedora. La figura de Máximo siempre estuvo presente en la organización. Dejó muy en claro las líneas centrales en las que se basa nuestra actividad”.

Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires: “Desde lo humano y lo político, resalto el mensaje que ha dado Máximo. Desde lo humano, porque honra la memoria de su padre con un fuerte compromiso y en especial lo que en ese encuentro estaba recordando, la juventud que se movilizó a Argentinos Juniors a cuatro años de que Néstor había dado un mensaje de mucho compromiso y convocatoria a la responsabilidad de los jóvenes. Y por otra parte, defender a la dignidad de su hermana y del trabajo que está haciendo su madre”.

“Desde lo político, Máximo ha planteado con toda claridad la importancia de proyectar hacia el futuro este proceso y que no sea siempre un volver a empezar, defendiendo políticas que se están llevando adelante como la reindustrialización y el desarrollo argentino”.

Hebe de Bonafini, presidenta de Madres de Plaza de Mayo: "Máximo va a ser un gran político. Me sorprendió la facilidad con que se dejó llevar en el acto, si tenía ganas de llorar, lloraba y eso para mí es de una sinceridad poco vista en los políticos. Fue un gran impacto, más de medio país se quedó parado mirando".

El kirchnerismo celebró al aparición de Máximo en la escena pública y la oposición cuestionó su discurso

Mayra Mendoza, diputada nacional del Frente para la Victoria e integrante de La Cámpora: “Haber escuchado a Máximo, compañero sencillo, humilde, fue lo que necesitábamos. Se terminaron un montón de mitos de que habla pero no conduce”.

“Máximo no llamó a la re reelección cuando dijo que le ganen a Cristina en las urnas, se tergiversó lo que dijo, lo que dijo es que la oposición trabaje con responsabilidad, que se sometan a la votación popular y que si ganan, que gobiernen. Pero cuando les tocó gobernar, dejaron el país patas para arriba”.

Elisa Carrió, diputada nacional de la Coalición Cívica/UNEN: “Los hijos son siempre víctimas de los padres, pero la verdad que no opino, siempre he preservado a los hijos”.

Patricia Bullrich, diputada nacional por Unión-PRO: “La idea es seguir con la dinastía. Quien no la deja competir a Cristina en 2015 es la Constitución. Muestra la gran debilidad del kirchnerismo porque está basado en el apellido Kirchner sin posibilidad de ser reelecta".

Roy Cortina, diputado nacional por el Partido Socialista/ Frente Amplio UNEN: "La Constitución del país no depende de los discursos de Máximo Kirchner. Hay ciclos que se terminan, como este, que termina el 10 de diciembre de 2015 porque así lo dice la Constitución, y las reglas que imperan en la Argentina más allá de los sueños y fantasías".

Juan Cabandié, diputado nacional del FpV e integrante de La Cámpora: "Vi la felicidad de él, que se cumplía lo que había soñado y estaba germinando. Para nosotros significó un hito en nuestra organización, en el protagonismo juvenil dentro del proyecto", rememoró el diputado.

Andrés Larroque, diputado nacional del FpV e integrante de La Cámpora: “Las palabras de Máximo Kirchner coronaron una tarde inolvidable y significó un punto de inflexión. Este era el momento y el marco” para que se produjera el discurso”.
"Con tanta demonización y con tantas barbaridades que se dijeron, era imposible que eso se percibiera en la sociedad", enfatizó el diputado sobre las cualidades de Máximo Kirchner, y destacó que el acto militante sirvió para "llamar un poco a la racionalidad y poner las cosas en su lugar".

Gabriel Mariotto, vicegobernador de la provincia de Buenos Aires: "Tiene una condición única: es hijo de dos presidentes electos por el pueblo. Máximo tuvo palabras sensibles, palabras de hijo que extraña a su padre. Palabras de un cuadro político de un proyecto que todos nosotros sentimos".