El fundador de Wikileaks, Julian Assange, volvió a la carga contra las compañías informáticas, y consideró: “Tenemos que pasarnos al software libre para nuestra mejor protección".

El australiano dijo que “esto es necesario para poder mantener la privacidad y la libertad de las comunicaciones", y evitar las "puertas traseras" que los grandes fabricantes de software comercial abren en sus productos.

“Tenemos que pasarnos al software libre para nuestra mejor protección y poder mantener la privacidad y la libertad de las comunicaciones"

"El software comercial viene de Estados Unidos y tiene nombre: Microsoft, Apple. Ellos abren puertas traseras en su software o hardware para espiarnos", dijo en la capital de Ecuador, y remarcó que “el software comercial es un problema endémico".

Las "puertas traseras" son secuencias en el código fuente de programas, dispositivos y servicios web que permiten a terceros acceder a información personal de las personas. Su uso en servicios de uso masivo fue denunciado a partir de los documentos filtrados por el ex técnico de inteligencia estadounidense Edward Snowden.