La mitad de la cosecha récord de soja y maíz de la campaña 2013-2014 se encuentra retenida en silobolsas que los productores agropecuarios esconden campo adentro en el interior de la provincia de Buenos Aires, especulando con la posibilidad de una devaluación, como afirmó el martes la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Durante una recorrida aérea por los partidos bonaerenses de Pergamino, Arrecifes y Rojas, se pudo constatar cómo los productores agropecuarios esconden los granos de soja y maíz detrás de los montes y muy lejos de los caminos. En tanto, se registraron casos similares en las provincias Córdoba, Entre Ríos, Formosa y La Pampa.

Si bien al costado de algunos caminos de tierra, e incluso de rutas provinciales, se puede apreciar la presencia de algunos silobolsas, el grueso de las hileras plásticas que guardan la cosecha sólo puede divisarse desde el aire, puesto que están secretamente ubicadas detrás de arboledas y montes, fuera de la vista general

"Hay una maniobra de pinzas sobre la Argentina hecha por los sectores exportadores", había asegurado la Presidenta.

Al respecto, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó hace unos días en Casa de Gobierno que "hay una maniobra de pinzas sobre la Argentina hecha por los sectores exportadores, que están sentados como ellos mismos han reconocido sobre 27 millones de toneladas (de granos), prácticamente la mitad de la cosecha".

"Han perdido dinero a lo pavote, se los dije cuando inauguramos la fábrica Yamaha; ahí estaba todavía a 470 dólares la tonelada, se los había dicho cuando llegó a estar a 560", dijo la jefa de Estado, quien agregó: "Creían que era todo un artilugio para que ingresaran los dólares".

Por su parte, el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, había reconocido en una entrevista radial que los productores "perdieron dinero" y hasta que se equivocaron "en haber retenido los granos y no haber vendido hace cuatro meses atrás".

El dirigente de la Mesa de Enlace admitió que la conducta especulativa de los productores era "natural", y señaló que tomaron esa postura porque "no le creen" al ministro de Economía, Axel Kicillof.