El alcalde de Iguala, ciudad del estado de Guerrero, José Luis Abarca; su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, hermana de dos capos del cártel de los Beltrán Leyva, y el secretario de Seguridad de ese municipio, Felipe Flores, prófugos de la justicia, fueron acusados por la Fiscalía General de México de ser los autores intelectuales de la represión a estudiantes el 26 de septiembre, que causó la muerte a seis personas, 25 heridos y 43 jóvenes desaparecidos.

El fiscal general, Jesús Murillo Karam, dijo en una rueda de prensa que el alcalde fue quien dio la orden de atacar a los estudiantes para evitar que intervinieran en un evento que estaba celebrando esa noche su esposa como presidenta del organismo defensor de la familia en Iguala, informó la agencia EFE.

A raíz de la detención del líder del grupo criminal Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias Salgado, se pasó de varias líneas de investigación a una sola, que está relacionada con la red de complicidad que había tejido esta organización con el alcalde, su esposa y la policía, señaló el fiscal general.

"Este líder del grupo delictivo Guerreros Unidos señaló a la señora Pineda Villa, esposa del ex alcalde de Iguala, como la principal operadora de actividades delictivas desde la presidencia municipal", en complicidad con su esposo y el secretario de Seguridad Pública, dijo Murillo Karam.

Esa organización criminal recibía del alcalde dinero de manera regular y destinaba una parte al control de la policía local, además de que decidía los nuevos ingresos de agentes municipales.

"Guerreros Unidos señaló a la señora Pineda Villa, esposa del ex alcalde de Iguala, como la principal operadora de actividades delictivas desde la presidencia municipa

La desaparición de los alumnos de la escuela rural de maestros de Ayotzinapa del sureño estado de Guerrero, ocurrió el 26 de septiembre después de que se apoderaron de autobuses en la cercana ciudad de Iguala para concurrir a la capital mexicana a la conmemoración de la matanza de estudiantes de Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968.

Según el testimonio de personas detenidas, la orden de frenar su llegada fue dada por una persona mencionada como A5, "clave que se utilizaba para identificar al alcalde de Iguala".

"Asumieron que el grupo que se aproximaba se dirigía a sabotear la celebración que se realizaba en esos momentos por Pineda Villa, con motivo de su informe de actividad (como titular del DIF, el organismo encargado del bienestar de la infancia y la familia)", indicó el fiscal general citado por la agencia DPA.

Murillo Karam informó, además, que se han encontrado otros dos cadáveres con lo que suman 30 los cuerpos hallados en fosas clandestinas e indicó que están a la espera de nuevos estudios forenses para determinar si se trata de los estudiantes.